La organización de consumidores Facua ha accedido a un nuevo listado de helados de Nestlé cuyo fabricante, Froneri, estaría instando a retirar de los establecimientos por presentar en su composición un ingrediente (el estabilizante E410) contaminado con óxido de etileno.

Según esta organización, ha sido un trabajador de Carrefour el que ha facilitado los datos. Asimismo, un portavoz de Froneri ha explicado en declaraciones a EFE que no todos los productos incluidos en los lotes afectados contienen trazas de óxido de etileno, y por el momento no han facilitado datos sobre las referencias retiradas.

La compañía se remite a su página web, donde ha puesto a disposición del consumidor un buscador en el que se introduce el número de lote para saber si está afectado o no. La lista, recibida por Facua el 5 de agosto por gasolineras Cepsa con tiendas Carrefour, incluye unidades pertenecientes a 19 lotes de helado. Las variedades afectadas son las siguientes:

  • Pirulo Mikolápiz
  • Extreme Vainilla
  • Cono Extreme Tres Chocolates
  • Nuii Almendrado con Vainilla de Java
  • Nuii Mascarpone con Arándanos Escandinavos
  • Bombón Nuii Coco y Mango de la India
  • Helado Chococlack y Bombón Milka.

Segunda alerta de Facua sobre los productos de Froneri

El pasado 26 de julio, Facua ya hizo público un listado con 46 variedades de helados fabricados por Froneri que estaban siendo retirados, de las marcas Nestlé, Milka, Toblerone, Nuii, Oreo, Princesa, La Lechera y Smarties.

A estos se suman otras cuatro variedades de helados elaborados por Froneri para el Grupo IFA (marca IFA Eliges), de los que la asociación tuvo conocimiento por carteles colocados en la cadena andaluza de supermercados MAS, asegura en un comunicado.

Facua ha reclamado a Nestlé y Froneri que actúen con transparencia y hagan pública la lista completa de productos afectados, aunque sostiene que hasta la fecha siguen limitándose a incluir en su página web un aviso para comprobar si el lote del helado adquirido puede estar contaminado.

La entidad ha advertido de que con esta decisión, el consumidor no puede conocer si ha consumido un producto con la sustancia que está dando origen a su retirada si ya tiró el envase. La asociación ha instado a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan, dependiente del Ministerio de Consumo) a que publique la lista de helados contaminados y considera "lamentable" que sólo haya incluido en su web sendos enlaces a los contenidos de las páginas de Mars y Nestlé relativos a la alerta.

Mars ya detalló su lista

La compañía de dulces Mars fue la primera en detallar en su página web cuáles son las referencias afectadas, y en su lista figuran cajas de helados de M&M's, Twix y Snickers. En este enlace puedes consultar todos los alimentos afectados en esta empresa.

Los responsables de Froneri, por su parte, han precisado que no existe "ninguna categoría de producto afectada en su totalidad y no todos los productos bajo el mismo número de lote -que incluye varias gamas, algunas con estabilizante contaminado y otras no- están necesariamente afectados", por lo que pide a los consumidores que comprueben las referencias en el buscador disponible a través de su página web.

La Aesan emitió una primera alerta a finales de junio por la presencia de óxido de etileno en algunas partidas del aditivo E410 (un estabilizante también llamado goma de algarrobo o garrofín), utilizado en la fabricación de helados y en otros productos alimentarios.

¿Qué peligro tiene para nuestra salud?

Para aquellos que hayan consumido un helado afectado por el óxido de etileno, un mensaje: calma. La cantidad sería tan mínima que no podría afectar a nuestro sistema. Así lo explica la tecnóloga de alimentos Gema del Caño: "Si lo has comido ya no pasa nada, no se trata de una alerta por intoxicaciones agudas y no tienes vida para comer tantos kilos de helados durante todos los días como para que esto suponga un problema".

Más concretamente, el óxido de etileno "es un gas incoloro, inflamable y de olor dulce que se usa principalmente para producir otras sustancias químicas, como anticongelantes". Esta sustancia está clasificada por el Reglamento (CE) nº 1272/2008 como un posible mutágeno, posible carcinógeno y posible tóxico para la reproducción, pudiendo tener estos potenciales efectos en el organismo. Por eso, su uso está prohibido en la Unión Europea.