El paro indefinido en el sector del transporte encadena su décima jornada y pone contra las cuerdas a varios sectores, entre ellos la industria láctea, la panificadora o los ganaderos. Varias grandes empresas ya se están viendo obligadas a parar su producción.

De hecho, el Gobierno ha decidido adelantar a este jueves la reunión con el sector del transporte, inicialmente prevista para el viernes, para cerrar "de forma concreta y definida medidas eficaces" para intentar poner fin a las movilizaciones. Fuentes consultadas por laSexta sostienen que el Ejecutivo tiene "la firme voluntad" de acordar medidas y que "no se van a levantar hasta que no haya un acuerdo".

Sin embargo, el encuentro será con el departamento de mercancías del Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC), único interlocutor válido para el Gobierno, y no con la plataforma que ha convocado los paros, que ha calificado las ayudas al gasóleo de "migajas" y amenaza con seguir con el paro de forma indefinida mientras la ministra de Transportes no acceda a sentarse con ellos.

Ello, después de que este lunes el Gobierno se comprometiera a una rebaja en el precio del gasóleo profesional por valor de 500 millones de euros, una oferta pero termina de convencer al sector por la falta de concreción sobre su aplicación. Entretanto, este miércoles Pedro Sánchez se ha mostrado "convencido" de que esta semana llegarán a un "acuerdo" con el sector, tal y como ya había señalado la ministra de Transportes.

Sin embargo, en la calle las protestas no cesan: así, por ejemplo, este miércoles los transportistas han protagonizado una marcha lenta de camiones en Madrid y, en Barcelona, unos 150 manifestantes han marchado a pie por la Ronda Litoral en sentido Besós, obligando a cortar la circulación en esta vía.

Panaderías y ganaderías, al límite

Además, si el sector agroalimentario y del gran consumo ya advertía el martes del "gran impacto en toda la cadena alimentaria" del paro, sus efectos siguen extendiéndose a nuevos sectores, mientras empresas de diferentes ámbitos se ven obligadas a interrumpir sus procesos de fabricación y a cerrar sus plantas ante la falta de suministros.

Uno de los más afectados es el sector lácteo y, este miércoles, Danone ha tenido que cerrar dos de sus fábricas, aunque posteriormente una de ellas ha podido retomar parcialmente la actividad. Algo que ya han hecho Calvo, Azucarera, Cuétara, Dcoop, JaenCoop, Agrosevilla o fábricas de pienso. Otras como Estrella Galicia o Heineken-Cruzcampo han avisado que tendrán que hacer lo mismo próximamente.

También están al límite todas las industrias que utilizan harina para elaborar sus productos: no les llega y se están planteando cerrar. La mayor panificadora de Galicia, Ingapan, en Lugo, con 280 empleados, ha presentado un ERTE.

Por otro lado están los ganaderos. A ellos no les llega es el pienso para los animales y ahora mismo están dándoles una alimentación de supervivencia. Las fábricas de piensos están sufriendo verdaderos problemas porque los camiones que les llevan las materias primas no llegan. Otro problema que está por venir es la saturación en los mataderos ya que muchos animales están pendientes de ser transportados porque ya les toca o porque se quiere reducir bocas que alimentar.

Suben precios y faltan productos en los supermercados

Conforme pasan los días, en las estanterías de los supermercados van cambiando las etiquetas de los precios, siempre al alza y también van apareciendo más estanterías vacías. Los consumidores notan que en la última semana llenar la cesta de la compra les sale más caro. Así, siguen faltando leche, aceite y también pasta y arroces.

laSexta ha realizado un recorrido por algunos supermercados de España y hemos encontrado lineales vacíos tanto en Sevilla, como en Madrid, País Vasco y Valencia: