Tras nueve días de paro indefinido de transportistas, las grandes patronales del sector agroalimentario y el gran consumo alertan de que la situación es "insostenible" y lanzan un llamamiento al Gobierno para que intervenga de forma "urgente" en lo que consideran ya un "problema de Estado".

En un comunicado conjunto, AECOC, ACES, ANGED, ASEDAS, Cooperativas Agroalimentarias y FIAB instan a "acabar inmediatamente con un conflicto que está teniendo elevados costes para la economía y el conjunto de la sociedad": consideran "inaplazable" poner fin a una situación "que está poniendo en claro riesgo el abastecimiento de productos, así como la continuidad de miles de negocios y empleos".

Las asociaciones firmantes reclaman, asimismo, que "se garantice la seguridad y el derecho a trabajar de los transportistas que no quieren sumarse al paro" y advierten de que este está teniendo un "gran impacto en toda la cadena alimentaria", desde el sector primario al transporte y la distribución y afectando también a la industria.

Inciden a su vez en que numerosas empresas y cooperativas ya han tenido que interrumpir sus procesos de fabricación y cerrar sus plantas ante la falta de suministros, citando el caso de la conservera Calvo, Azucarera, Cuétara, Dcoop, JaenCoop, Agrosevilla o fábricas de pienso. Otras -agregan-, como Danone, Estrella Galicia o Heineken-Cruzcampo han anunciado que deberán hacer lo mismo próximamente.

En este sentido, José María Bonmatí, director general de AECOC, sostiene que este "está haciendo que sectores esenciales como es de la alimentación no puedan desarrollar su trabajo y tengan en algunos casos incluso que verse abocados al cierre de sus fábricas". Por su parte, Mauricio García de Quevedo, director general de FIAB, señala que esto "ha pasado de ser un conflicto laboral a una cuestión de Estado".

De mantenerse el paro, afirman las patronales, los daños sobre "un sector que aporta a la economía española más de 4,5 millones de empleos y el 20% del PIB" pueden ser "irreparables".

El sector lácteo, contra las cuerdas

Las grandes patronales han lanzado este llamamiento en la segunda semana del paro, al que este martes se han sumado más plataformas, y después de que el lunes el Gobierno se comprometiera con el órgano de representación de los transportistas a una bonificación del gasóleo profesional por valor de 500 millones de euros.

Un acuerdo alcanzado con el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) que, sin embargo, no satisface a la plataforma convocante, que ha advertido de que continuarán con las movilizaciones "de forma indefinida" hasta que la ministra de Transportes -que no les considera un interlocutor válido- acceda a reunirse con ellos. Así lo ha reiterado este martes su presidente, Manuel Hernández, en entrevista con Más Vale Tarde, tal y como puede verse en el vídeo unas líneas más abajo.

Entretanto, diversos sectores acusan ya los efectos de los paros y piquetes. Uno de los más afectados es la industria láctea: así, este mismo martes, Danone ha advertido de que podría verse obligada a interrumpir su actividad de forma inminente, mientras que el grupo Lactalis -la mayor productora de lácteos del mundo- ha indicado que si no puede enviar sus productos a los consumidores se verá obligado a dejar de recoger leche en el campo y, de continuar la situación, "los consumidores sufrirán desabastecimiento de productos lácteos en los lineales".