El gigante de los lácteos Danone se ha visto obligado a paralizar la actividad de dos de sus siete plantas en España este miércoles como consecuencia de los paros en el transporte. Se trata de una fábrica de lácteos y otra de agua mineral embotellada, aunque posteriormente esta última ha recuperado el 40% de su actividad tras recibir materia prima.

Sin embargo, la empresa ahora alerta de que hay riesgo de parón en otras dos plantas de lácteos. Según han indicado fuentes de Danone a laSexta, están monitorizando la situación de las plantas hora a hora, por lo que puede haber cambios. La compañía no ha desvelado la localización de las plantas afectadas para proteger la seguridad de los trabajadores.

En total, Danone cuenta con cuatro plantas de productos lácteos y tres de agua mineral en España y, según ha alertado, la interrupción de sus procesos afectará tanto al suministro de agua natural como de productos lácteos en el territorio nacional.

Además de Danone, varias empresas más del sector de la alimentación también se han visto obligadas a frenar la producción. El Grupo Calvo, especializado en conservas, cerró este lunes su fábrica en Carballo, A Coruña, por los problemas para garantizar la salida de producto y la entrada de suministro.

Azucarera, que tiene fábrica en Jerez de la Frontera, también ha detenido la producción "ante la imposibilidad de seguir con la actividad normal por falta de materia prima". Lo mismo que Cuétara o el gigante del aceite DCOOP: han paralizado parte de sus fábricas.

En lo que respecta al sector cárnico, el gigante COREN estuvo parado durante tres días la semana pasada: no podían transportar los animales desde la granjas hasta la fábricas y tampoco distribuir a grandes cadenas de supermercado.

Pero la situación no afecta sólo al sector de la alimentación. Por ejemplo, la planta de Bridgestone, en Cantabria, cesó su actividad el pasado viernes ante la falta de materias primas. La fábrica gallega de silicio Ferroatlántica ha paralizado la producción por falta de suministros: les falta la astilla de madera que necesitan para sus hornos.

Se espera que a estos paros temporales se sigan sumando decenas de empresas en los próximos días e incluso horas. Empresas cerveceras como Heineken o Estrella Galicia están estudiando cesar su actividad por los problemas para recibir materias primas y distribuir.

Además, el Grupo Gallo ha advertido este miércoles de que existe un "riesgo real de desabastecimiento de pasta a corto plazo en el punto de venta si la actual situación persiste".

En un comunicado, Gallo ha asegurado que "tras siete días sin poder servir producto, los almacenes están al máximo de su capacidad y, si la situación persiste, nos obligaría a tomar medidas a nivel productivo que pasarían por el cese temporal de la actividad en las fábricas de forma inminente".

El martes, el grupo Lactalis (propietario de Puleva, Lauki, RAM, El Ventero o Président) ya apelaba al "diálogo y a la negociación" para "evitar un mayor colapso" en la cadena láctea.