Desde que debutase en Fórmula 1 en 2015 de la mano de Toro Rosso, Carlos Sainz se ha ido poco a poco convirtiendo en un 'perro viejo' del 'Gran Circo'. En Austin, el '55' tiró de veteranía acatar una decisión de carrera, contentar a McLaren... y no perder la posición.

El Gran Premio de Estados Unidos no arrancó de la mejor manera para el madrileño. Tras una mala salida, el piloto de Ferrari patinó y llegó a la primera curva en medio de los monoplazas de Daniel Ricciardo y Lando Norris.

Para evitar ser adelantado por los dos, Sainz se fue por fuera, excediendo los límites de pista y teniendo que dejar pasar a Ricciardo tras la orden de los comisarios deportivos.

"En la primera vuelta hubo un poco de lío con los dos McLaren, estaba luchando con los dos, me trataba de defender y al final pasé por delante de ambos, pero decidí dejar pasar a uno de ellos por si acaso los comisarios decidían tomar medidas, pero claro, no iba a dejar pasar a los dos", explicó tras la carrera.

 

Sin embargo, varias vueltas después de la salida, su ingeniero Ricardo Adami le indicó que también debía hacer lo propio con Norris: "Carlos, me temo que el director de carrera (Michael Masi) nos ha indicado que le des una plaza a Lando por lo de la primera vuelta".

"No, no, ya se la di a Ricciardo en la curva 16. Levanté a propósito. Ya les cedí un puesto, por favor", replicó Carlos, pero Masi no dio opción. "Ya hemos estado discutiendo, así que me temo que tenemos que hacerlo ahora, déjalo pasar", añadió Adami.

No contento con ello, el ex de McLaren armó un plan para devolver la posición al británico y automáticamente volver a adelantarle.

'El Plan' de Sainz

Carlos dejó pasar a Lando entre la curva 7 y 8, pero se puso justo detrás de él a menos de un segundo, por lo que se benefició de la zona DRS que hay antes del giro número 12 para recuperar su puesto en carrera.

A Andreas Seidl, jefe de McLaren, no le quedó otra que aceptar la genialidad del '55': "Desgraciadamente Carlos lo hizo de una manera inteligente para poder adelantar a Lando de inmediato en la siguiente recta, por lo que al final no pudimos beneficiarnos de recibir la posición. Fue inteligente porque las normas permiten hacerlo así, así que nos quitamos el sombrero".

A pesar de tan solo haber cedido una posición, Carlos no se mostró del todo satisfecho al término del GP: "Al final tomaron medidas aunque dejé pasar a Ricciardo. Es un poco confuso para ser honesto, no me gusta cómo juegan con las posiciones. Creo que lo que hice al dejar pasar a uno de ellos era bastante legítimo y debería haber sido suficiente".

La decisión de la FIA se une a un nuevo fallo de Ferrari en el 'pit-lane' que frustró el 'undercut' de Sainz a Ricciardo , que le habría aupado a la quinta posición.