Max Verstappen pide "respeto". Pide "respeto" a la afición de la Fórmula 1, sean del país que sean y esté en la pista que estén. La última de las gradas ha sido en Austria, en la casa de Red Bull, cuando la hinchada vitoreó y jaleó el accidente de Lewis Hamilton en la clasificación.

Esto ya ha sido puesto en conocimiento de la F1, que ha emitido un comunicado para decir que ya basta. Todo, tras los comentarios de Lewis Hamilton en los que no daba crédito a que celebrasen su accidente. Un accidente que, como cuenta, pudo haberle mandado "al hospital".

Ahora es el piloto neerlandés el que ha pedido que cese todo, y ha sido especialmente duro con lo que ha pasado en Austria.

"Es una pena que los aficionados reaccionen como fanáticos del fútbol. Siempre abuchean al rival", dice.

Y explica: "En Países Bajos pitan a Lewis, en Inglaterra a mí... Es una pena. A menudo tenemos peleas duras, deportivas y de alta calidad".

"Hay que respetar al rival. Yo soy hincha del PSV, pero disfruto de un gran partido ya gane mi equipo o pierda", argumentó en 'Sport1'.

Verstappen pide que simplemente disfruten, sean seguidores de quien sean: "Sería bueno que los aficionados se comportarán así en nuestro deporte".