Ya hay fecha para el debate de investidura. El día 22 de este mes será el discurso del candidato del PSOE y el 23 la votación. La presidenta del Congreso ha dado a conocer el calendario tras hablar por teléfono con Pedro Sánchez, que sigue este martes en Bruselas, desde donde ha escrito en Twitter.

 

Según ha explicado Meritxell Batet, el debate se iniciará a las 12.00 horas del lunes 22 y se reanudará ese mismo día a las 16:00 horas con la intervención de los grupos parlamentarios de mayor a menor.

Los días clave

El día clave será el martes 23 de julio, cuando se llevará a cabo la primera votación. Si el candidato no obtiene la mayoría absoluta, tendrá que repetirse 48 horas después, el jueves 25 de julio, donde solo será necesaria la mayoría simple (más síes que noes).

Si tampoco sale investido por mayoría simple el día 25, el reloj empieza a correr y podría haber elecciones el 10 de noviembre.

Si el candidato no consigue ser investido, el 24 de septiembre se firmaría un decreto de disolución de las Cortes y el 10 de noviembre podrían celebrarse nuevas elecciones.

Batet reconoce que se han tenido en cuenta los cálculos para una repetición electoral y también para darle margen al candidato para buscar apoyos. Asegura que también ha trasladado a todos los grupos la fecha fijada para la investidura.

Primeras reacciones

Sin embargo, desde Unidas Podemos dicen que no han recibido ningún mensaje "ni de Whatsapp, ni de Telegram ni de texto al móvil del Congreso. Ni una llamada", dicen a laSexta.

También la portavoz Irene Montero lo ha dicho en Twitter. Y asegura que Sánchez se dirige a una investidura fallida "para presionar a Ciudadanos".

 

Pablo Casado, que este martes se ha reunido en Madrid con el líder de UPN, ha acusado a Sánchez de pactar con "los herederos de ETA", en referencia al acuerdo en la Mesa del Parlamento navarro que ha permitido la entrada de EH Bildu.

El líder del Partido Popular ha acusado a Sánchez de estar forzando unas nuevas elecciones, lo que a su juicio sería una "enorme responsabilidad".

Casado asegura que lo que pase en Navarra, con el PSN y EH Bildu, va a condicionar lo que pase en España.

"Nos quedamos con una mano tendida. Sánchez aun puede rectificar", ha dicho Casado, que ha añadido que el acuerdo de la Mesa (donde EH Bildu ha conseguido un puesto gracias al apoyo de los socialistas navarros a Geroa Bai) "puede ser un mal recuerdo y podemos facilitar la abstención con los diputados de UPN". Ha asegurado que lo que pase en Navarra va a condicionar lo que pase en España.

Rivera pide a Sánchez "que deje de marear la perdiz" y que negocie para formar Gobierno.

También Albert Rivera, de Ciudadanos, se ha pronunciado. Denuncia la parálisis de las instituciones y acusa a Sánchez de no estar "haciendo nada". Le apremia a negociar y dice que "no puede perder más tiempo, marear la perdiz", y añade que está bloqueando la situación "por su incapacidad" para formar gobierno.

Más tiempo para sumar apoyos

El debate se celebrará casi tres meses después de las elecciones del 28-A. Y de momento Pedro Sánchez no ha conseguido sumar los apoyos necesarios. Tiene los 123 de su partido, el PSOE, y uno más, el del Partido Regionalista de Cantabria.

A día de hoy no tiene el claro apoyo de su "socio preferente", Unidas Podemos. Pablo Iglesias insiste en formar un Gobierno de coalición, pero el PSOE se niega en rotundo y le ha ofrecido un "Gobierno de cooperación", con puestos en la Administración, pero no en el Consejo de Ministros.

Las posiciones con Unidas Podemos siguen alejadas y Sánchez aún no cuenta con sus votos.

Las posiciones están tan alejadas que incluso Unidas Podemos no descarta votar en contra de Sánchez en la primera votación, según aseguraron los socialistas tras la última reunión de su candidato con Iglesias. El líder de Podemos, sin embargo, al día después dijo que el Gobierno de coalición está más cerca de lo que parece "aunque haya que esperar dos meses y medio", en segunda votación, en septiembre.

Ultimátum: julio o elecciones

Desde el Gobierno y el entorno del presidente no se plantean segunda vuelta tras el verano y en los últimos días son varias las voces que advierten que o hay investidura en julio o se irá a nuevas elecciones.

Un mensaje dirigido también a PP y Ciudadanos, a los que Sánchez ha pedido su abstención, lo que le permitiría ser investido sin necesidad de contar con los independentistas. Pero tanto Pablo Casado como Albert Rivera rechazan esa posibilidad y aseguran que votarán en contra.

Así las cosas, Sánchez cuenta con el único diputado del partido de Miguel Ángel Revilla y probablemente de los dos diputados de Compromís. Queda por ver qué hará el PNV, con seis escaños, y los partidos nacionalistas. ERC ya ha dicho que no bloqueará la investidura, por lo que podría decantarse por la abstención.

Sánchez iniciará una nueva ronda de contactos: solo el diputado del PRC de Revilla le ha manifestado su apoyo.

El presidente en funciones tiene previsto iniciar una nueva ronda de contactos con los partidos, una vez fijada la fecha para la investidura. Es posible que se repita el mismo esquema que en la pasada ronda de consultas. Que Sánchez reciba a Iglesias, Rivera y Casado, y sean José Luis Ábalos y Adriana Lastra los que se reúnan con los grupos minoritarios y los independentistas catalanes.