El expiloto de F1 y gran amigo de Sainz, que explotó de euforia tras saber que finalmente sí había sanción para Hamilton y no para Carlos, vuelve a darle la enhorabuena pero no solo a él, sino también al equipo y a Lando Norris.

 

Ayer Carlos demostró estar a la altura de llegar a ser un campeón del mundo en el futuro, pero sobre todo dio una gran lección de humildad al hacer protagonista, junto a él, a su compañero. Compartió con él su podio y fue quien inició el cántico coreando su nombre.

Todos los aficionados al mundo del motor seguimos de resaca tras el increíble fin de semana, no solo por este primer podio, número 100 de los españoles, sino por ser la mejor carrera de la temporada, la emoción y la tensión al cruzar meta y 4 horas después, esperando a ver si por fin Mclaren conseguía subirse al cajón 5 años después.