Fernando Alonso fue el ganador moral y espiritual del GP de Hungría. No, no logró la victoria en la carrera, pero si Esteban Ocon pudo saborear el dulce sabor del triunfo fue gracias al asturiano. Fue gracias a su trabajo parando a Lewis Hamilton, que iba como un misil, durante más de diez vueltas dejando un duelo para el recuerdo.

Y el francés lo sabe. Lo sabe tanto que en cuanto cruzó la bandera a cuadros esperó a que el coche del asturiano llegase a su posición para agradecerle su gran trabajo. Para, en su primera victoria en la F1, saber a quién le debe haber podido subir al primer cajón del podio en Hungaroring.

Cuando ambos se bajaron del coche, Alpine también sabía que si han ganado de nuevo (Renault, 2008 con Fernando en el GP de Japón) es por Alonso.

"Espíritu de equipo", compartió la cuenta de la Fórmula 1 en redes sociales.

 

Sin duda sí, porque el trabajo que hicieron en Alpine, el trabajo que hizo Alonso para el equipo, fue fundamental para la victoria de un equipo que ni de lejos se imaginaba ganar una carrera en este 2021.

Buenos puntos los que suman en Hungría, con los 25 de Ocon y los 10 de Fernando para, en el Mundial de Constructores, ponerse con 75 puntos y alzarse en la quinta plaza por encima de Aston Martin y tras Ferrari.

Te puede interesar

La espectacular defensa de Fernando Alonso a Lewis Hamilton en Hungría: cómo recordó a San Marino 2005

Fernando Alonso se 'moja': "Entiendo a Verstappen, lucha contra una leyenda... y no es inglés"

El durísimo ataque de Hamilton a Grosjean por sus críticas en Hungría: "Quizá por eso no está aquí ya..."