Félix Sesay, refugiado de Sierra Leona, llegó con 21 años a Valencia a bordo del Aquarius. Ahora trabaja como voluntario de Cruz Roja luchando contra la pandemia de COVID-19. "Trabajo con Protección Civil y reparto comida en 25 domicilios. También ayudo en la sede de Cruz Roja", explica Félix a Andrea Ropero en El Intermedio.

Pero no es la primera vez que Félix tiene que ayudar en una pandemia. Ya lo hizo en su país, luchando contra el ébola. "Tomaba muestras a personas enfermas, pero siempre iba con mi equipo de protección. Fue muy duro", añade.

Era sanitario en un hospital de Sierra Leona, pero tenía un salario precario. "Decidí dejar mi país, buscar otra vida mejor. Fue mi peligroso, estuve 28 horas sin agua ni comida, a la deriva en el agua", relata el joven, que ha trabajado tres meses en una residencia en España. Ahora, sin trabajo, sueña con "ser cirujano". "Necesito ayuda para estudiar en España, homologar mis papeles. Tengo esa aspiración en mi vida. Luego regresaré a mi país a seguir ayudando a la gente", confiesa Félix.

El Intermedio también ha hablado con Daniel López-Acuña, epidemiólogo y exdirectivo de la OMS. El experto da algunas claves para afrontar el reencuentro con familiares y amigos, uno de los momentos más esperados en esta desescalada. Se trata de reuniones en las que tendemos a sentirnos más seguros, pero que no quedan exentas de riesgo.