El motor V10 de Fernando Alonso volverá a rugir. El asturiano está a pocas horas de volver a conducir el monoplaza con el que se proclamó campeón del mundo en 2005, el que fuera su primer mundial.

Alonso comenzará los test de Abu Dabi este viernes y lo hará con el mítico R25, uno de los monoplazas más reconocibles que ha conducido el español: el Renault con los colores de la bandera asturiana.

"Nos vemos mañana...", ha escrito en sus redes sociales. Un mensaje, como casi siempre, acompañado por los comentarios de ilusión de sus fans, que esperan con ansia su regreso a la Fórmula 1. Llegará en marzo. No queda nada para volver a ver el bicampeón.

Y la ilusión es mayor al ver el monoplaza con el que lo hará. Renault, con el cambio de nombre a Alpine y el rediseño del monoplaza, quiere recuperar el espíritu de hace tres lustros, cuando tocó la gloria con Alonso.

 

La participación del español en estos test, previstos para pilotos jóvenes, no han estado exentos de polémica. El más duro fue Lando Norris, todavía compañero de equipo de Carlos Sainz en McLaren.

"Es obvio que no es un piloto joven, y no es que haya hecho solo una o dos carreras. Incluso este año ha hecho muchas pruebas nen coches de F1... No lo entiendo, han cambiado las reglas sólo para él", declaró, visiblemente enfadado, el británico.

Por estas declaraciones y otras dentro de la F1, Renault se vio obligado a defender públicamente a Alonso, que consiguió el 'ok' de la FIA para participar en estos test. En el equipo y entre sus aficionados, ya saben, encantados con la vuelta del asturiano.