El circuito de Yas Marina, en Abu Dabi, ha albergado la sesión de exhibición de Fernando Alonso con el R25 que le proclamó campeón del mundo en 2005.

El piloto asturiano ha acompañado a Renault en el último Gran Premio de la temporada, que también será la última carrera bajo el nombre de la marca del rombo, que el año que viene se llamará Alpine.

Alonso se ha mostrado ilusionado y motivado con su regreso al 'Gran Circo', que tendrá su primer paso en el test de jóvenes pilotos que se realizará el próximo martes.

 

Con vistas al arranque de la temporada en marzo, Fernando quiere recuperar todas las sensaciones posibles sobre un asfalto para llegar bien preparado a una temporada que será el preludio del cambio de normativa en 2022.

 

De hecho, el asturiano ha tirado de nostalgia para enfundarse el mono original con el que corrió hace 15 años.