Al año, se diagnostican en España más de 34.000 nuevos casos de cáncer de mama y más del 80% se diagnostican en la menopausia. Pero ésta no es una causa para padecerlo. En cambio, la edad sí es un factor de riesgo del cáncer de la mama o de los tumores de la mama, al igual que lo es en todos los cánceres de adulto. Esto es, a mayor edad, mayor riesgo.

Así, es importante dejar claro que "la menopausia no es la causa del cáncer de mama", afirma a laSexta.com la Dra. Emilia Gómez Pardo, doctora en Bioquímica y Biología Molecular y asesora científica en nutrición y prevención de la Fundación CRIS contra el cáncer.

De hecho -añade la experta- hay estudios científicos que sostienen que "una menopausia precoz o temprana es un factor de protección contra el cáncer de mama, por lo que debemos dejar claro que ésta (la menopausia) no es una causa".

El motivo por el que algunas personas piensan esto es porque puede confundir el hecho de que "el cáncer de mama tiene una etapa hormonal asociada con un nombre que es la menopausia y más del 80% de los casos son cánceres de mama postmenopáusicos (es decir ocurren en la menopausia). pero no es porque ésta sea la causante", insiste, sino porque "es en ese momento de la vida, entre los 45 y 65 años, donde ocurren dos eventos que sí pueden provocar cáncer de mama".

Es decir, tal como escribe la propia doctora en este artículo publicado en Cris contra el cáncer, es en esta etapa donde "confluyen varios factores que sí incrementan el riesgo de padecer cáncer de mama". Por un lado, la edad (a mayor edad, mayor riesgo de cáncer de mama) y por otro lado, el aumento de peso o sobrepeso.

Con respecto al segundo factor de riesgo, el aumento de peso o sobrepeso (que sí es un factor de riesgo para desarrollar cáncer de mama), es importante explicar que normalmente en la menopausia -quizá un poco antes- se suele ganar peso porque se va perdiendo masa muscular, que es el tejido que más calorías gasta.

"Y cuando bajas las hormonas se pierde más masa muscular. Por lo que, si en la menopausia se come y se consume igual que antes, vamos a quemar menos, lo que hará que esas calorías se conviertan en grasa y se aumente de peso", explica.

Cómo prevenir los factores de riesgo del cáncer de mama

Es por ello que los expertos recomiendan mantener un peso saludable durante todas las etapas de la vida. Más aún en la menopausia, porque es importante llegar a ella con un peso estable y adoptando medidas para no ganar peso. Y si fuera necesario, intentar perder peso, intentar adelgazar.

"La ciencia ha demostrado que cuando una persona entra en la edad adulta con un peso saludable y lo mantiene, eso es un factor protector ante todos los cánceres, pero ante el cáncer de mama es un factor muy, muy protector", afirma Gómez Pardo.

Tener un peso saludable se trabaja sobre todo desde la alimentación (llevar una alimentación sana) y el ejercicio o la actividad física. Ambos factores son fundamentales. "Si se entra en la menopausia con peso saludable, debemos vigilarlo (para no engordar) y la vigilancia pasa por tener conocimiento, por ello tenemos que saber que en la menopausia hay que cambiar ciertos hábitos: hay que hacer ejercicio, sobre todo ejercicio de fuerza para compensar esa pérdida de masa muscular, y llevar (o empezar a llevar, si aún no se hace) una alimentación saludable".

Pero también es importante evitar los tóxicos como el tabaco y sobre todo el alcohol. "La prevención hay que trabajarla desde edades tempranas, pero es importante también dar el mensaje de que nunca es tarde para empezar. Porque debemos saber que un 30% de los cánceres de mama se podrían evitar con un estilo de vida adecuado", afirma la doctora.

Así, es importante prevenir los factores de riesgo modificables del cáncer de mama:

  • Alcohol
  • Sobrepeso
  • Sedentarismo o falta de ejercicio
  • Mala alimentación
  • Tabaco

"Cuando hablamos de cáncer de mama, el alcohol es el factor que más impacta, junto con el sobrepeso. Sin embargo, aún nos cuesta entender que es un compuesto tóxico, que además es mutagénico (que provoca mutaciones en el genoma)", asegura la doctora. Además es importante saber que "no existe un consumo seguro y que cuanto más alcohol, mayor es el riesgo de cáncer de mama", concluye.