El planeta entero sufre en estos momentos una crisis de desabastecimiento que se va agravando según pasan los días. Así lo exponen informaciones como las que ha publicado el diario 'El Mundo' este jueves, avisando de que a Ikea "le faltan accesorios", El Corte Inglés "raciona las videoconsolas" y Amazon y Aliexpress "se refuerzan por mar y aire". Para analizar a fondo esta cuestión, en Más Vale Tarde hemos hablado con Carlos Segovia, corresponsal económico de 'El Mundo'.

"El problema global se da, sobre todo, por los productos procedentes de Asia que vienen por transporte marítimo. Se está produciendo un auténtico colapso que afecta a muchos países, entre ellos a España", ha explicado Segovia, que ha entrado a valorar situaciones como las que ha planteado 'El Corte Inglés' ante esta escasez de suministros: "(La empresa) tiene el temor de que haya acaparamiento de productos como las videoconsolas y que haya especulación. Los clientes que se ven limitados a comprar una".

Una situación parecida sufre Ikea por la falta de distintos materiales que llegan desde Asia para sus productos. "El problema son los accesorios. Se da una gran paradoja: después de tantos años con nuestros grandes almacenes adquiriendo productos asiáticos porque eran más baratos fabricándose allí, la seguridad de suministros ahora la proporcionan los fabricantes españoles", ha apuntado el periodista, que ha detallado que desde Ikea señala que "son problemas puntuales".

¿Hay preocupación en el Gobierno por esta escasez de suministros? Segovia responde: "Absolutamente. Tanto que, en la Cumbre del G20 en Roma, Pedro Sánchez figuró entre los participantes de una reunión improvisada por el presidente de EEUU, Joe Biden, en la que instó a todos los líderes a tomar medidas ya porque hay un peligro de desabastecimiento en determinados productos en este invierno".

Tal y como ha señalado el corresponsal de 'El Mundo', Biden ha apuntado que "hay que actuar de manera coordinada" entre todas potencias para evitar que este problema "llegue a la gente y vaya a más". Y ha finalizado su intervención advirtiendo del temor que recorre no solamente el Ejecutivo español, sino los gobiernos del mundo: "Aunque es el típico asunto del que no quieren hablar mucho públicamente, en privado se habla, y de qué manera".