En su faceta como constructor, Julio Iglesias tiene menos éxito que como cantante. También encuentra obstáculos en los contratos de promoción turística que tiene con la Comunidad Valenciana. Quico Arabí, periodista y autor de 'Ciudadano Zaplana', quien investigó durante 12 años la institución valenciana que contrató a Julio Iglesias para promocionar la comunidad, asegura a Equipo de Investigación que se firmó un "contrato B", donde "en lugar de poner 375 millones, ponía 900 millones, casi seis millones de euros".

"Y donde tendría que poner que los impuestos corren por cuenta del artista, ponen 'libre de impuestos' y, además, que el artista elija quién organiza y cuánto cobra", señala Arabí, quien indica que este contrato 'B' "se firma a través del Instituto Valenciano de la Exportación". En lo referente a cómo recibió Iglesias ese dinero en 'B', el periodista afirma que "lo cobró gracias a toda la facturación que se generó en concepto de gastos de organización, que en su mayor parte eran facturas hinchadas o falsas desde el primer dólar". El director del Instituto Valenciano de Exportación, principal investigado de la causa por malversación de fondos públicos, permanece huido de la justicia española. Por esta razón, el conocido como caso IVEX, está sobreseído.