Una de las mayores sorpresas entre los cambios en el Gobierno anunciados este fin de semana ha sido la salida de Iván Redondo, hasta hace poco jefe de gabinete de Pedro Sánchez y una de las personas con más poder en Moncloa.

Ahora, el entorno de Redondo asegura que fue él quien pidió salir. Fuentes consultadas por laSexta afirman que pidió al presidente irse de forma voluntaria hasta en dos ocasiones: tras la victoria en las últimas elecciones generales de 2019 y, de nuevo, hace un mes y medio.

Según las mismas fuentes, la tercera semana de mayo Sánchez ofreció personalmente a Redondo ser ministro para retenerle, llegando a pedirle que lo hablara con su entorno familiar y que lo hiciera por amistad.

Sin embargo, no llegaron a un acuerdo, aunque siguieron configurando juntos el nuevo Ejecutivo. De hecho, según las fuentes consultadas, no era la primera vez que Sánchez ofrecía a Redondo una cartera ministerial: ya lo habría hecho tras la moción de censura de 2018, pero Redondo la rechazó.

De acuerdo con esta versión, a pesar de conocer su posición, Sánchez siguió contemplando a Redondo como ministro hasta la última semana y, el pasado martes, envió a dos amigos comunes a cenar con él para tratar de convencerle de que se quedara en el Gobierno.

Redondo les transmitió entonces su determinación de irse y que el jefe del Ejecutivo ya lo sabía y le informaron que los cambios del nuevo Gobierno serían este pasado fin de semana. El mismo sábado en que Sánchez anunció oficialmente los cambios, ambos se reunieron en privado por la mañana.

El entorno de Iván Redondo sale así al al paso de las informaciones que apuntan a que el exjefe de gabinete de Sánchez habría planteado un órdago al presidente: ser ministro de la Presidencia o marcharse. Un ultimátum que desde su círculo desmienten.