No ha habido acuerdo entre los integrantes del 'Grupo COVID-19' para la Comunidad de Madrid. Ni cinco días ha durado la buena sintonía que habían mostrado Pedro Sánchez e Isabel Díaz Ayuso para una actuación conjunta con el objetivo de frenar la curva de contagios por coronavirus que sigue afectando gravemente a la región madrileña, una de las más afectadas actualmente a nivel europeo por la pandemia.

El Gobierno central ha acusado a Madrid de haber desoído las recomendaciones del Ministerio de Sanidad, que reclamaba el confinamiento de toda la ciudad de Madrid, y ha optado únicamente por ampliar las restricciones a ocho nuevas zonas aledañas a las 37 anteriormente establecidas. Ello ha provocado un choque de trenes de gran calibre entre los dos ejecutivos; un cisma político que se ha hecho perfectamente visible a la hora de conocer el anuncio: ambos equipos han celebrado ruedas de prensa por su cuenta, a la misma hora y en sitios distintos, para informar de las nuevas medidas que se aplicarán a partir de este lunes.

A última hora, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha convocado a los medios de comunicación en Moncloa para explicar lo sucedido. Al tiempo que el viceconsejero de Salud de Madrid, Antonio Zapatero, daba cuenta de las nuevas restricciones en el territorio, Illa ha salido a explicar que el objetivo del Gobierno central era ampliar las restricciones, pero no sólo a las áreas de salud que presentan incidencias acumuladas superiores a los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes, sino "a toda la ciudad de Madrid y a municipios que presentan incidencias por encima de los 500 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días".

El Ministerio, según ha continuado Illa, también había solicitado a Madrid que se mantuviera el permiso de circulación "dentro de las áreas de confinamiento perimetral", intentado evitar en la medida de lo posible "cualquier movimiento innecesario", y que se prohibiera el "consumo en barra" en comercios hosteleros "de toda la comunidad", así como limitar "la ocupación de las terrazas al 50%". Una serie de recomendaciones que no han aceptado finalmente Ayuso y su equipo.

Discrepancias tanto en el fondo como en la forma

Fuentes del Gobierno han explicado a laSexta que han intentado hasta el último momento que el Gobierno de Madrid entrase en razón ante sus propuestas. Así, han afirmado que este paquete de medidas fue comunicado a Madrid el martes, que se trató durante todas las reuniones técnicas que hubo a lo largo del jueves y que incluso este viernes se ha dado una conversación entre el jefe de Gabinete de Pedro Sánchez, Iván Redondo, y el de Díaz Ayuso, Miguel Ángel Rodríguez. No obstante, las mismas fuentes han subrayado que desde Madrid no han hecho caso a estas propuestas y han acusado al Gobierno de Ayuso de no querer tomar el control de la situación.

Estas declaraciones no han tardado en recibir respuesta "Lo incomprensible es que el ministro pida restricciones en Madrid pero no lo pida al resto de España", han señalado fuentes de la Presidencia de la Comunidad de Madrid a laSexta. Consideran así que "esta es una discriminación más desde el Gobierno central" a la que se van "acostumbrando". A ello se ha referido de forma pública la presidenta Díaz Ayuso a través de Twitter: "Más que confinar Madrid, nuestra misión es ayudar a las personas. Las medidas que estamos tomando son las adecuadas: test masivos, aforos, cuarentenas y el resto, a seguir adelante. Y Barajas...".

La Consejería está de acuerdo con estas medidas, yo el primero, y así se lo he hecho saber a Sanidad"

Ruiz Escudero (consejero de Sanidad)

Las mismas fuentes de la Comunidad han denunciado además que "se ha contraprogramado" la rueda de prensa del viceconsejero Zapatero: "No sabemos por qué". Una cuestión a la que ha respondido precisamente el ministro Illa en su intervención, limitándose a señalar que "no sabía que había rueda de prensa a la misma hora". Pero la trifulca entre ambos gobiernos no ha quedado ahí. Poco después de anunciarse las nuevas medidas, se ha dado a conocer una información que afirmaba que el actual consejero de Sanidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, se había mostrado a favor de aplicar las medidas planteadas por el Ministerio de Sanidad, aunque la Comunidad las rechazó finalmente.

Una posición que ha negado, en primer lugar, la Consejería de Sanidad madrileña: "Todos estamos de acuerdo con las medidas anunciadas, y el primero, Ruiz-Escudero". Minutos después, ha sido el propio consejero quien ha negado esa información a través de su cuenta de Twitter: "Es rotundamente falso. El equipo de la Consejería de Sanidad está de acuerdo con estas medidas, yo el primero, y así se lo he hecho saber al Ministro de Sanidad. La Comunidad de Madrid siempre ha actuado con determinación para proteger a sus ciudadanos, y lo seguirá haciendo".

En esta misma línea se ha expresado José Luis Martínez-Almeida. El alcalde de la ciudad de Madrid, que en los últimos meses se ha convertido en una de las principales figuras políticas del Partido Popular, ha salido en defensa de Ruiz Escudero y del trabajo que ha realizado el Ayuntamiento y la Comunidad para atajar la cifra de contagios que siguen aumentando: "Desmiento que haya discrepancia con la Comunidad de Madrid. Pido al Gobierno de España que siga colaborando en la lucha contra la pandemia. No es tiempo de enredar".