Andrea Fuentes, entrenadora española de natación, salvó a la nadadora Anita Álvarez en la final de sincronizada de este miércoles. La española ha hablado en laSexta sobre lo ocurrido, puntualizando que "no es tan grave".

"Anita está bien. Todo está bajo control. Esto es normal, no en competición. En otras competiciones más pequeñas pasan. Somos deportistas y nos dedicamos a descubrir lo que el cuerpo puede hacer. A veces buscas el límite, y a veces lo encuentras. Ayer Anita lo encontró. Consiguió dar el máximo y fue tanto que lo dio de verdad", dice Fuentes.

Y así narra cómo se lanzó al agua para salvarla: "Cuando empezó a ir para abajo yo ya vi que no era normal así que me tiré lo más rápido que pude. Nadé más que en cualquier final olímpica. Y cuando la cogí no respiraba todavía, pero el corazón sí que le iba".

"Estaba inconsciente, intenté despertarla. Le intenté abrir la boca para que pudiera sacar el agua. Al final consiguió respirar. Creo que al menos pasó un minuto", afirma la entrenadora española.

Y sentencia que "no es tan grave" aunque las imágenes "sean muy espectaculares". Los socorristas no se lanzaron al agua y la Federación ha explicado el motivo en un comunicado: "Los árbitros deben pitar para dar permiso".

"Las imágenes impresionan, pero el deportista de verdad no para y al día siguiente está más fuerte. No es tan grave como parece. Simplemente es recuperarse. Descansas un poco y vas. En el agua es más espectacular porque estaba sola en esa piscina inmensa. Esto es como si te pones a correr, te duelen las piernas y paras... en el atletismo vomitan y siguen".

Anita ya se ha recuperado y su intención es volver a competir en estos mundiales: "Está bien. Mañana quiere competir. Si los médicos dicen que sí... puede. Es una luchadora y se quiere ir con la cabeza alta. Los deportistas a veces llegamos a límites pero es nuestro trabajo".