El Gran Premio disputado este fin de semana en el circuito francés de Paul Ricard puede haber supuesto un punto de inflexión en Fórmula 1 tras más de un lustro de hegemonía total de Mercedes.

Red Bull les devolvió la jugada de Cataluña y consumó una remontada perfecta desde el muro tras el error de Max Verstappen en la primera curva de la carrera.

Primero, tras la entrada de Valtteri Bottas a boxes, los de las bebidas energéticas metieron al neerlandés en el 'pit lane' en la siguiente vuelta, ejecutando un 'undercut' de libro a Lewis Hamilton, que tras entrar en la siguiente vio como 'Mad Max' le pasaba en la curva en la que se pasó de frenada al inicio.

 

Toto Wolff, jefe de Mercedes, explicó tras la carrera la sorpresa que se llevaron: "El rendimiento del coche fue bueno, creo que probablemente teníamos el coche más rápido. Perdimos la carrera en la parada, pensando que teníamos suficiente protección contra el undercut con esos tres segundos, lo cual no fue así".

Seguidamente, señala la mala estrategia como la razón de la debacle: "La pelea fue intensa en la parte delantera y creo que básicamente tenías que optar por continuar con una parada o con dos. La parada de dos era un peligro para nosotros porque Pérez se interpuso, y nos equivocamos".

"Era una buena oportunidad de ganar y conseguir que ambos coches subieran al podio, por lo que el resultado es obviamente muy decepcionante. Lewis tenía el control de la carrera en la primera parte y, en todo caso, parecíamos ser un poco mejores en la degradación", explica Andrew Shovlin, director técnico.

"Activamos las paradas nosotros mismos con Valtteri, que estaba luchando con una vibración creciente, fue antes de lo que queríamos, pero estaba llegando a un nivel en el que no teníamos otra opción", añade el estratega de Mercedes.

Sin embargo, la entrada de Verstappen a boxes y ese margen de una vuelta con neumáticos frescos les mató: "Max entró la siguiente vuelta para protegerse contra Valtteri y pensamos que Lewis tendría suficiente protección contra el undercut, pero no fue el caso. Las paradas en boxes fueron buenas, el neumático duro fue rápido, pero tenemos que profundizar más para entender por qué perdimos la posición".

A una parada y con el compuesto duro, Red Bull vio viable ir a dos paradas con neumático medio para darle la oportunidad al neerlandés de remontar en las últimas 20 vueltas ante el desgaste de las gomas de los Mercedes.

 

Hamilton, lejos de defender la posición en la recta con una maniobra más propia de sus primeros años, se resignó a la evidencia y dejó pasar a Verstappen: "Innegablemente, fueron mucho más rápidos que nosotros este fin de semana. Perdíamos tres décimas y media sólo en recta. No había nada que pudiera hacer para mantenerlo detrás".

"Es difícil porque los motores están homologados. Obviamente, han traído una actualización aquí, así que tenemos que tratar de ver si podemos averiguar cómo ser más rápidos", zanjó el heptacampeón del mundo, que ahora tiene doble cita en Austria (casa de Red Bull) para intentar recuperar el margen perdido con respecto a Max, líder del Mundial.