Parece que Fernando Alonso haya estado en barrica desde que empezó a pilotar. Cada temporada da a probar el extracto correspondiente a ese año, y siempre es mejor que la cata de la campaña anterior.

Así lo dicen los resultados y así lo cree él: "Lo que siento quizás le parezca contradictorio a la gente de fuera porque parece que en el deporte, también por cómo son las redes sociales, nos confundimos sobre la edad y el rendimiento que puede dar un deportista".

Y es que, para Alonso, lo que marca el rendimiento al volante no es la edad, sino la velocidad. "No es lo joven que eres, es lo rápido que eres, así no funciona el cronómetro en los deportes de motor", comentaba en declaraciones a 'The Race'.

 

Por ello, tiene claro que ahora está mejor que en sus inicios: "Esto no es el Tour de Francia, no son los Juegos Olímpicos, no es el fútbol... en el que con 23 estás en la cima de tu rendimiento. Si corro ahora contra mi yo de 23 años, le vencería con una mano".

El crono será lo que marcará su continuidad en la categoría reina y por cuántos años, por mucho que haya gente que prefiera "librarse de algunos de los nombres que ven cada fin de semana", como remarca el asturiano.

Sin embargo, 'Magic' mantiene la confianza en si mismo y en sus habilidades para colgar el casco definitivamente, como dijo a 'Motorsport.com', lo más tarde posible: "Yo me veo corriendo mucho tiempo. Si es en Fórmula 1, genial; si no, intentaré perseguir algunos de los retos que me quedan fuera de la F1, para convertirme en el piloto más completo que haya habido en el automovilismo".