Sebastian Vettel fue grande en Bélgica. Lo fue no solo por su pilotaje en la clasificación, sino sobre todo por su actitud en pista tras el accidente de Lando Norris. El alemán tuvo un enorme gesto con el piloto británico después del grave accidente que el de McLaren tuvo en la Q3 en Spa.

El inglés de McLaren se pasó de agresivo en la zona de Eau Rouge y perdió por completo el control del coche para terminar impactando directo contra el muro. El resultado, bandera roja y sesión detenida.

En esas, Vettel pasaba por la zona. Sebastian salió de la trazada de Spa para detener el coche y preguntar a Lando Norris cómo se encontraba.

Desde su coche, levantó el dedo para saber si estaba bien. Cuando Norris respondió, Vettel, por radio, tranquilizó a los suyos de Aston Martin: "Está bien".

Sebastian, de camino, se quejó por radio también de por qué no habían mostrado la bandera roja viendo las condiciones de pista.

"¡Os lo dije! ¡Bandera roja! ¡Bandera roja! ¡Esto es innecesario!", dijo a su equipo.

La clasificación de Bélgica estuvo marcada por la lluvia y por las condiciones cambiantes de pista. En Q1, extremos e intermedios para en Q2 ir con intermedios e incluso tener que cambiarlos por el desgaste. En Q3, lluvia extrema.

Fernando Alonso no pudo participar en la Q3 después de haber caído junto a Carlos Sainz en la Q2.

Te puede interesar

La lluvia derrota a Fernando Alonso y a Alpine en la clasificación de Bélgica

El jefe de Alpine se 'derrite' con Fernando Alonso: "Ficharle fue como fichar a Messi"

Es como ser Fernando Alonso: la nueva y espectacular cámara de la F1 en el GP de Bélgica