Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

NO FUNCIONA

Frenar cuando ves un radar: el truco que te puede costar hasta 500 euros

Muchos creen que con este gesto se librarán de la sanción por superar los límites de velocidad, pero la DGT sabe cómo plantar cara a este problema.

Publicidad

En el mundo del motor hay trucos y consejos que son mejor no tomar o aplicar al pie de la letra. Las razones son varias: normalmente llegan para eludir el cumplimiento de una norma y, en la mayoría de las ocasiones, esto acaban desembocando en una sanción para el conductor que pone en marcha la recomendación. Por eso, frenar cuando ves un radar puede traducirse en una multa de hasta 500 euros.

En las leyes de Tráfico no figura la prohibición expresa de frenar cuando vemos o nos cruzamos con un radar, pero sí hay normas que castigan este gesto o sus consecuencias. Si un agente considera que un frenazo brusco no tiene justificación y con él se deja de respetar la distancia de seguridad que debemos dejar respecto al vehículo que circula delante (según la DGT debe ser de tres segundos), podrá sancionarnos por cometer una infracción grave al amparo del Artículo 53 del Reglamento General de Circulación donde hay una apartado titulado 'Reducción de velocidad y distancia entre vehículos'.

Radar
Radar | PIXABAY

De 200 hasta 500 euros

En este caso la multa es de 200 euros más la pérdida de cuatro puntos en el carnet de conducir. El mismo castigo que un conductor puede recibir si, con ese frenazo injustificado, se da pie a una situación (como, por ejemplo, un choque en cadena poniendo) que pone en peligro al resto de usuarios de la vía.

Sin embargo, este no es el peor de los escenarios. Un frenazo injustificado puede llegar a estar considerado por las autoridades como conducción temeraria si un vehículo reduce tanto la marcha que compromete la seguridad del resto. En este caso, según la Dirección General de Tráfico, la sanción económica ascendería a 500 euros y la retirada de puntos sería de hasta seis.

radar-velocidad-dgt-camara-0917-01.jpg
radar-velocidad-dgt-camara-0917-01 | Centímetros Cúbicos

Multas por no respetar los límites de velocidad

A esto hay que añadir que el truco de frenar cuando vemos un radar para librarse de cualquier sanción puede quedarse sin efecto porque la DGT cuenta con una forma de eliminar esta práctica: a través de los radares en cascada. Unos metros después de un dispositivo fijo colocan uno móvil y, de esta manera, cuando el conductor rebasa el primero y pisa el acelerador superando (de nuevo) la velocidad máxima permitida en esa vía… el segundo intercepta la infracción. El objetivo es conseguir que los usuarios de la vía respeten los máximos establecidos en todo momento y no sólo cuando son conscientes de la presencia de un cinemómetro.

También te puede interesar: Las consecuencias de la nueva Ley de Tráfico: más radares de tramo

Publicidad