Correr y caminar son sin duda dos de las actividades físicas más demandadas. Dos de las favoritas de los españoles. Sin embargo, sea correr, caminar o practicar cualquier otro tipo de ejercicio (el que más guste, con el que más cómodo nos sintamos) es fundamental para cuidar nuestra salud física, incluido adelgazar, pero también para proteger nuestra salud mental.

"Se ha comprobado científicamente que la actividad física prolongada, como es el caso de correr o caminar con regularidad, producirá mejoras en el estado de ánimo, la creatividad, el aprendizaje, la memoria, así como a la hora de reducir el deterioro cognitivo", afirma a laSexta.com José García Donate, psicólogo y director de la Unidad de Psicología Deportiva del Instituto Centta.

Pero no sólo eso, también -añade- se han encontrado menores niveles de ansiedad y depresión en personas deportistas que en las no deportistas. Incluso, y según la conclusión de varios estudios, "un programa de entrenamiento físico, como complemento al tratamiento psicológico de la ansiedad o la depresión, puede ser muy útil, obteniéndose mejores resultados que con las intervenciones que no utilizan la actividad física como complemento", explica el experto.

Uno de los trabajos más relevantes de los últimos años fue el publicado en 2019 en la prestigiosa revista científica 'The Lancet' que concluía que aquellas personas que se mantienen activas, que hacen ejercicio con regularidad, tienden a ser más felices.

Este trabajo, realizado con un muestra de más de 1,2 millones de personas y elaborado por científicos de la Universidad de Oxford (Reino Unido) y la Universidad de Yale (EEUU), demostró que cualquier tipo de ejercicio físico se asociaba con "una menor carga en la salud mental" (es decir, la salud mental se siente más aliviada) y menor "carga" aún en aquellas personas que practicaban "deportes de equipo populares".

Sea como fuere, lo que sí ha quedado claro es que el ejercicio debe ser regular, es decir, continuado en el tiempo. De nada vale, hacer hoy ejercicio y no volver a hacerlo hasta la semana que viene. Como apuntan las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, debemos hacer ejercicio aeróbicos de intensidad moderada de 150-300 minutos semanales, mejor si son repartidos en varios días.

"Estudios más concretos muestran como la realización de ejercicio unos 45 minutos al día, 3 o 5 días a la semana de forma regular traerá consigo los beneficios previamente comentados", afirma Donate. No podemos olvidarnos, tal como apuntan las guías, del ejercicio de fuerza, tanto o más importante -según los expertos- que el ejercicio aeróbico para mantener todo nuestra masa muscular.

También la OMS apunta la importancia que tiene la práctica de ejercicio físico en nuestra salud mental: "reduce los síntomas de la depresión y la ansiedad" y "mejora las habilidades de razonamiento, aprendizaje y juicio".

Por qué el ejercicio es tan importante para la salud mental

En cuanto al porqué el ejercicio físico es tan beneficioso para la salud mental se pueden describir varias teorías. Según explica Donate, por un lado nos encontramos con un motivo puramente biológico: "La actividad física provoca, a nivel biológico, un equilibrio entre los principales neurotransmisores encargados, entre otros, de la gestión de las emociones y la producción de placer. Este equilibrio evita la inestabilidad en el estado de ánimo", explica.

La actividad física provoca, a nivel biológico, un equilibro entre los principales neurotransmisores encargados, entre otros, de la gestión de las emociones y la producción de placer

José García Donate, psicólogo deportivo

Por otra parte, están "las teorías en relación a la autoeficacia que comentan cómo la práctica de actividad física regular implica una superación para las personas que lo realizan, mejorando su estado de ánimo y confianza y en sí mismos".

Por último estaría "la teoría de la interacción social que se centra en las relaciones que se crean como consecuencia del deporte, además del apoyo mutuo entre individuos, lo que sería también responsable de los increíbles beneficios del deporte en la salud mental".

No obstante, "es complicado diferenciar si el impacto del ejercicio en la salud física es mayor o menor que en la mental, ya que aún, hoy en día, se siguen descubriendo beneficios en una y otra área. Lo que si está claro es que con lo que se conoce a día de hoy, a la actividad física se la puede considerar un 'superfármaco' en muchos sentidos", asegura el psicólogo

5 consejos para empezar a hacer ejercicio con regularidad

Puede que sea esta la parte más complicada, pues no debemos olvidar que el "36,4% de personas de 15 y más años se declaró sedentaria en su tiempo libre", según la Encuesta Europea de Salud en España año 2020, del Instituto Nacional de Estadística. Y como hemos dicho, la clave es la regularidad.

Para ello, el psicólogo Donate nos ofrece 5 claves o consejos importantes para intentar conseguir un hábito saludable tan recomendable como el de practicar ejercicio físico.

Lo primero es "tener claro el objetivo por el cual quieres empezar a practicar ejercicio: mejorar tu salud, verte mejor estéticamente, conocer gente nueva, etc. La motivación va a jugar un papel fundamental a la hora de conseguir que la persona se levante del sofá y empiece a entrenar", explica.

Por otro lado, es importante no esperar al momento perfecto para empezar a hacer ejercicio porque ese momento no existe. Siempre podremos encontrar una excusa para no ir. Por tanto, cualquier día será bueno para empezar a practicarlo.

Otro consejo viene de la mano de la música: "Ten una lista de música activa, que te ponga alegre y te motive, que puedas escuchar cuando te estés preparando para ir a entrenar y que te ayude a elevar la motivación", aconseja.

En cuarto lugar, y casi lo más importante de todo, es buscar una actividad deportiva que te guste. "Es fundamental para la adherencia, si te aburren las pesas que no vayas al gimnasio tú solo, ya que tarde o temprano acabarás cayendo en la desidia, lo mismo ocurrirá si lo tuyo no es correr y te planteas hacerlo después de este texto". Y quinto y último -concluye- "trata de buscar personas con las que entrenar, que además te sirvan de apoyo los días que menos te apetezca".