Sabemos que el aguacate es una de las frutas o de los frutos más de moda que existen. Pero en este caso, la moda se asienta, esta vez en sí, en criterios científicos o en beneficios claramente demostrados. Es una grasa saludable que contiene por ende, ácidos grasos buenos para nuestra salud, en es especial para nuestra salud cardiovascular, presente en nuestra dieta mediterránea. Pero ¿es bueno tomar aguacate todos todos los días?

Tal como explicaba ya en 2015, la Sociedad Española de Cardiología (SEC), aludiendo a un estudio publicado por la revista de la Asociación Americana del Corazón, tomar un aguacate al día podía ayudar a controlar el colesterol LDL.

Incluir en general en nuestra dieta alimentos ricos en grasas insaturadas o lo que es lo mismo grasas saludables o grasas buenas, ayudan a mejorar nuestra salud cardiovascular, teniendo un papel importante en el control de la presión arterial y regulación y coagulación de la sangre.

A diario, pero en cantidad adecuada

Lo más importante a la hora de mantener una alimentación sana es elegir productos de calidad, alimentos de interés nutricional. "Y el aguacate es uno de esos alimento de interés nutricional porque nos aporta grasas saludables y por eso es un alimento interesante para incluir en la dieta de forma regular", explica a laSexta Sara López Oliva, dietista-nutricionista y miembro del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de la Comunidad de Madrid (CODINMA).

Recodemos que las grasas insaturadas o grasas saludables se dividen en dos tipos: grasas monoinsaturadas, presentes en las aceitunas, frutos secos, semillas, aguacate y sobre todo, en el aceite de oliva; y en grasas polinsaturadas presenten fundamentalmente en el pescado azul y también en los frutos secos.

El aguacate podemos incluirlo en nuestra dieta de forma regular, siempre dentro de una dieta sana, y la cantidad variará entre personas, según su gasto calórico

Sara López Oliva, dietista-nutricionista

También, es importante recodar que estas grasas saludables deben estar presentes a diario en nuestra alimentación, incluso y a pesar de que estemos a dieta. En el caso concreto del aguacate, si nos gusta y queremos, podemos tomarlo todos los días. "Pero el aguacate debe estar dentro de una alimentación sana, es decir, no debe ser un alimento aislado", afirma López Oliva. Es decir, de nada vale tomar aguacate si el resto de la dieta es insana y de mala calidad.

En cuanto a la cantidad, por regla general, los nutricionistas suelen recomendar tomar a diario medio aguacate o uno entero de tamaño mediano. "En general, la cantidad va a depender siempre de las necesidades calóricas de cada persona, de lo que necesite, de su gasto calórico. Se puede consumir medio aguacate al día, pero igual personas que necesitan más calorías, como por ejemplo los deportistas, pueden tomar más. Y dependerá también del resto de alimentos de la dieta, sobre todo del resto de alimentos ricos en grasas saludables", explica la nutricionista.

Si estamos a dieta o en un proceso de pérdida de peso y grasas, tal como nos aconsejaba en este artículo la dietista-nutricionista Paloma Quintana, podemos tomar a diario unos 100 gramos de aguacate al día o uno entero cada 2-3 días.

Además es importante decir que el aguacate ayuda a controlar nuestro apetito ya que es, al igual que las demás grasas saludables, un alimento saciante "que retrasa por ello, el vaciado gástrico", apunta López Oliva. Es decir, "al ser un alimento graso va a hacer que nos sintamos más saciados y por tanto, hará que el estomago se vacíe mas despacio", explica.

Cuidado si tienes algunos problemas digestivos

A la hora de consumir o no aguacate, sólo debemos tener presente dos cosas: si tenemos intolerancia a la fructosa o si seguimos una dieta baja en FODMAD.

Este tipo de dietas -dietas bajas en FODMAD- "las utilizamos los nutricionistas cuando hay ciertas patologías digestivas, en los que se eliminan de la dieta ciertos componente fermentables de forma temporal, y el aguacate suele ser uno de los alimentos que se suelen retirar al principio", expone López Oliva. Después y según la tolerancia del paciente a cada alimento, se vuelven a incluir de forma progresiva en la dieta hasta dar al final con la mejor dieta individualizada para cada paciente.

A la hora de consumir aguacate, solo debemos tener presente dos cosas: si tenemos intolerancia a la fructosa o si estamos siguiendo una dieta baja en FODMAD

Tal como explica la Fundación Española del Aparato digestivo (FEAD), una dieta baja en FODMAD corresponden con las siglas de "Fermentables, Oligosacáridos, Disacáridos, Monosacáridos y Azúcares Polialcoholes", por lo que las dietas bajas en FODMAD son dietas en las que se excluyen estos componentes "ya que pueden pasar, sin ser absorbidos en el intestino delgado, directamente al colon donde incrementan el contenido de agua en la luz intestinal debido al incremento de la carga osmótica que producen. Además inducen la producción de gas debido a la fermentación", informa esta fundación.

La explicación a esto es que "el aguacate tiene un contenido más alto en un componente llamado sorbitol que quizá, en algunos pacientes con ciertas patologías digestivas, puede absorberse un poco peor y producir algo más de gases u otros síntomas digestivos", explica López Oliva, Pero si es "un paciente que no tiene ningún problema no tiene por qué sufrir estos síntomas", concluye la experta.