En verano, son comunes las gastroenteritis (una infección o disfunción intestinal). Sus síntomas más característicos son la diarrea y los vómitos y para combatirlos, es importante hidratarnos bien e ir poco a poco introduciendo determinados alimentos.

Es decir, seguir una dieta blanda o de protección gástrica para reponer nuestro aparato digestivo.

Las altas temperaturas del verano hacen que los alimentos puedan estropearse antes y producir por ejemplo intoxicaciones alimentarias que nos lleven a un cuadro de gastroenteritis. Igualmente, también en verano es frecuente un mayor contacto con el agua, y si está está contaminada también podría producir esta infección.

Cómo tratar la diarrea por gastroenteritis

"Lo más importante ante la gastroenteritis es evitar la deshidratación y reponer electrolitos que se van perdiendo mediante los vómitos o las diarreas", explica la farmacéutica y dietista-nutricionista Natalia Moragues, CEO de Alvida, Centro de medicina y nutrición en Sevilla, en este artículo de su perfil de Instagram (@moraguesnatalia).

En estas ocasiones -explica la experta- para mantenernos bien hidratados no solo vale con agua. Es recomendable comprar un suero oral de farmacia o bien lo podemos hacer de forma casera. Es importante, no tomar grandes cantidades de golpe, sino a sorbitos frecuentes para que tus tripas lo toleren.

"En muchos casos de gastroenteritis se necesitan 24h de dieta solo con suero oral o con limonada alcalina y una vez pasado ese tiempo, puedes ir empezando a probar qué tal te sienta el arroz y la dieta blanda o de protección gástrica", afirma la experta.

A continuación, Moragues nos expondrá los alimentos -tal como se pueden observar en este otro artículo- que podemos introducir de forma paulatina. Tal como aclara esta profesional a laSexta.com "esta dieta blanda o de protección gástrica sería apta sólo para aquellas diarreas producidas por gastroenteritis que -como hemos dicho- también pueden cursar con vómitos".

Es importante tener en cuenta que "ante una gastroenteritis donde haya una diarrea severa debemos comenzar por un día de dieta líquida con suero y pasado ese tiempo comenzaremos poco a poco con la dieta blanda. Por ejemplo, con un arroz cocido", explica. Además, añade que "es mejor comer varias veces al día en poca cantidad y no tomar la comida ni muy fría ni muy caliente y cocinar con muy poca sal".

8 alimentos permitidos

1. Cereales refinados y féculas al vapor o cocidas

En este caso, es mejor huir de los cereales integrales y comenzar a tomar "cereales refinados tipo arroz blanco, pasta, pan blanco, biscotes, papilla de cereales o féculas como patata cocida o al vapor", tal como explica Moragues en dicho artículo.

2. Carnes y pescados blancos

En esta sección de proteínas de origen animal, podemos tomar pescados blancos cocinados de forma sencilla (a la plancha, cocidos o al vapor) es decir, que no tengan demasiada aceite, huyendo siempre de los fritos y rebozados. Y carnes blancas o magras como el pollo o el pavo, cocinadas igualmente de manera sencilla.

3. Huevos

La proteína por excelencia. Sí, podemos tomar huevos siempre que "estén cocinados con poco aceite: pasados por agua, cocidos o en tortilla francesa. Si no se tolera bien, empezar primero por la clara", explica esta profesional.

4. Lácteos naturales o fermentados

En estos procesos, mejor optar por lácteos naturales, sin lactosa ya que "en ocasiones se desarrolla intolerancia a la lactosa de forma temporal", aclara la experta. Y preferentemente lácteos fermentados como yogur natural (sin azúcar), requesón o quesos frescos.

5. Verduras cocidas, en puré o en caldos

En cuanto a las verduras, para diarreas por gastroenteritis, mejor cocidas, en puré o en caldos. Huir de las verduras crudas.

6. Frutas en compota o cocidas

Igualmente, para tomar las frutas en los primeros días, y hasta que los alimentos se empiecen a tolerar, mejor optar por frutas en compota o cocidas. A excepción de plátanos maduros o frutas no ácidas maduras.

7. Legumbres sin piel y en puré

"No se tomarán legumbres enteras, pero sí en pequeñas cantidades", afirma la experta. Siempre en puré y pasadas por el chino y lentejas peladas.

8. Grasas saludables

En estas ocasiones, es mejor tomar pequeñas cantidades de grasas saludables como aceite de oliva, mantequilla y aguacate.

8 alimentos a evitar

1. Cereales integrales y bollería industrial

2. Carnes rojas, fibrosas y embutidos.

3. Pescados azules y mariscos

4. Lácteos: quesos curados y postres tipo flanes o natillas.

5. Verduras: evitar las verduras crudas y crucíferas y el tomate (aunque sea cocido).

6. Frutas crudas excepto plátanos maduros y frutas no ácidas maduras.

7. Legumbres clásicas, con piel.

8.Bebidas: café, zumos ácidos, refrescos gaseosos y té.

Otras cosas a evitar, concluye la experta son: "Chocolate, dulces, fritos, salsas, snacks, picantes, encurtidos, vinagres, alimentos muy especiados y el tabaco".