Os hemos dejado tiempo suficiente para ver el final de la 4ª temporada de 'Stranger Things' con la mayor calma posible. Y sobre todo, os hemos dejado tiempo para digerir sus dos épicos y larguísimos episodios. Por eso, ya es tiempo de analizar qué ha supuesto esta 4ª temporada para el cómputo global de la serie. Aquí venimos a sabiendas de que hay spoilers tan grandes como las consecuencias que han dejado en Hawkins las fechorías de Vecna. Vamos allá...

Lo que nos ha gustado

Este es 'Vecna'. Solo su aspecto ya da mal rollo, pero lo que le hace a la gente...

Vecna - Once

Ya lo dijimos cuando analizamos los 6 primeros episodios hace más de un mes. Cualquier obra de ficción es mejor cuanto mejor es su villano. Por eso Vecna ha sido el auténtico revulsivo para la serie. Es el mejor antagonista de largo. Y además, ya que sabemos que se trata de Henry / Uno, todo es más redondo si cabe. Vecna nos ha traído las revelaciones más importantes de toda la serie. Vecna ha dado sentido a todo lo que lleva pasando en Hawkins desde el primer episodio de la serie y Vecna ha logrado que pasemos muy malos ratos delante de la pantalla. Es un antagonista redondo por su nivel de amenaza y por sus macabros actos, sí, pero sobre todo, es un fenomenal villano gracias a su implicación emocional con Once. Ahora ya sabemos por qué ella es tan importante en todo lo que pasa en la serie. Que la relación entre los dos fuese tan cercana y especial y que Once fuese la responsable de la creación de Vecna es una forma genial de unir el destino trágico de los dos personajes. Por eso, cuando se enfrentan en el último episodio todo resulta tan épico.

Max en verdaderos apuros tras ser poseída por Vecna.

Max

Es la otra ganadora emocional de la serie. Cualquier ficción tiene que basarse en sus personajes para enriquecer la historia. La gran victoria de esta 4ª temporada de 'Stranger Things', sin duda, es el viaje emocional de algunos de ellos. Y de entre todos, la historia personal de Max hace subir el nivel del drama emocional de estos episodios muchos enteros. Tanto su duelo y su sentimiento de culpa por la muerte de su hermano Billy como sus verdaderos sentimientos (que revela en un monólogo excepcional en el clímax del último capítulo) hace que toda la trama de los asesinatos de Vecna nos toque de lleno y suframos por el destino de la joven pelirroja. El desenlace no ha podido ser más tremendo y emotivo y no podemos esperar a ver qué va a ocurrir con ella en la última temporada.

¿Quién no querría viajar ahora con Steve en autocaravana?

Steve

Qué gozada de personaje. Del chulito de instituto de la primera temporada al personaje que le presentarías incluso a tus padres y te irías a vivir con él a su caravana y sus seis hijos. Su arco de transformación, ya apuntada en la temporada anterior y redondeada en esta, nos deja con uno de los protagonistas con los que más empatizamos y que no queremos perder por nada. Protagoniza además varios momentazos con Eddie (otro acierto tremendo tanto de guion como de casting) que son de lo mejor de la temporada y, por supuesto, uno de los cliffhangers más chulos de toda esta tanda de episodios. De hecho, ¿quién no quiere que acabe junto a Nancy de nuevo?

En esta temporada tenemos de todo, 'road movie' incluida.

El montaje en paralelo

Vaya por delante que no todas las tramas de esta temporada están igual de bien resueltas y que alguna de ellas (el rescate de Hopper) se sienten como un relleno, pero qué bien le sientan a esos dos últimos y mastodónticos episodios ir saltando de historia en historia para ver cómo se va resolviendo todo. De Siberia a la instalación donde está Once (y luego la bañera...) para pasar a la mansión Creel y, por supuesto, al Mundo de Revés y vuelta a empezar. Este dinamismo nos impide despegarnos de la pantalla en ningún momento.

Algunas secuencias son tremendamente espectaculares.

El espectáculo

Se nota que Netflix ha echado el resto en esta temporada. El nivel de epicidad de todo lo que ocurre se ve respaldado por unos efectos especiales (obra del estudio español 'El Ranchito') en los que no se ha escatimado nada. Al salir de Hawkins la escala es mucho mayor. La planificación a la hora de rodar siempre busca el plano más espectacular. La 4ª temporada de 'Stranger Things' debería disfrutarse en pantalla grande como los mejores blockbusters de la actualidad. Es una de las temporadas más espectaculares de una serie de ciencia-ficción y fantasía que se pueden ver hoy en cualquier plataforma.

Lo que no nos ha gustado tanto

Pero... como todo en la vida... no hay nada perfecto y aquí os dejamos 5 cositas que podían haberse resuelto mejor.

El momentazo es tremendo pero... ¿qué dirán los de la compañía eléctrica?

Los errores en pos del espectáculo

Los fans son los primeros que se dan cuenta de errores que el común de los mortales podríamos pasar por alto. Uno de ellos (y que nadie habría reparado en él de no ser por ellos) tiene que ver con uno de los mejores momentazos de toda la 4ª temporada: el sacrificio de Eddie Munson. Sí, él ha sido el responsable de que muchos hayan escuchado por primera vez el 'Master of Puppets' de Metallica pero... ese solo de guitarra solo se puede hacer si tienes electricidad y, como todo el mundo sabe, en el Mundo del Revés, las centrales eléctricas no le pasan la factura a nadie. Básicamente porque en el Mundo del Revés no hay electricidad. Es un detallito, lo sabemos, pero son estas faltas de coherencia las que se sacrifican en favor del espectáculo. Tampoco nos podemos poner muy quisquillosos con uno de los mejores instantes de toda la temporada pero si los fans se han dado cuenta... hay que decirlo.

Esta camiseta ya se está vendiendo como churros en internet.

La muerte de Eddie Munson

Y ese error nos lleva de cabeza a otra de las cosas que no nos han gustado nada de esta 4ª temporada. Eddie Munson ha sido un verdadero descubrimiento. Un personaje delicioso cuyo tándem con Dustin nos ha hecho soltar más de una carcajada (y muchas lágrimas). Por eso nos parece tan injusto que los hermanos Duffer se hayan cargado a un personajazo tan tremendo, Sí, sabemos que para el final de la serie hay que eliminar lo accesorio y centrarse en lo principal, pero Eddie se va a nuestro pequeño gran baúl de esos personajes temporales que merecen una serie para él solo.

Así termina la 4ª temporada de 'Stranger Things', con Once mirando desafiante al reto que tienen por delante: vencer al Mundo del Revés de una vez por todas.

Duración exagerada

Los Duffer ya nos habían avisado. La 4ª temporada iba a durar más. Había que contar muchas cosas y darle a cada personaje un recorrido de forma no atropellada. Es cierto que se han tomado su tiempo pero la sensación que nos queda es que se podía haber recortado algo de metraje y no hubiese pasado nada. Por ejemplo. Todo el epílogo del último episodio tras el enfrentamiento entre Once y Vecna se hace tremendamente largo. Cuando queda esa sensación en el cuerpo significa que se podría haber aligerado la historia un poquito más y la trama hubiese sido igual de redonda. Había demasiados hilos sueltos y demasiados detalles que atar y se ha notado al final.

Los dos hermanos Byers han pasado muy de puntillas por esta temporada.

El ninguneo a los hermanos Byers

Con este punto estamos enfadadísimos. Ni Will ni Jonathan tienen el peso que merece en esta temporada. De hecho, Charlie Heaton (Jonathan) ha reconocido que han recortado muchas escenas de su personaje del montaje final. Apenas tiene un par de frases en todos los episodios pero el caso más hiriente es el de Will. Él siempre fue el detonante de todo. Él fue el que desapareció en el primer episodio de la serie. Él siempre ha sido consciente de la amenaza real que suponía el Mundo del Revés y aquí se queda como una mera comparsa de un personaje que sigue siendo tremendamente aburrido (sí, nos referimos a Mike) y que a pesar de que los dos tienen un par de momentos muy bonitos y trascendentes (el dibujo de Will y el monólogo de Mike animando a Once en el clímax) no le hacen ningún tipo de justicia al personaje de Will. Eso sí, es muy interesante, cómo los Duffer han tratado los sentimientos del pequeño de los Byers pero nos ha sabido a muy poco. Queremos más. Menos mal que los hermanos Duffer han prometido que para la temporada final Will será capital en la trama.

2024... ¿en serio?

Dos años de espera para saber cómo acaba todo son demasiado. Hermanos Duffer... ¡no nos hagáis esto!

Quedan dos añazos para ver el duelo final entre Vecna y Once.