María Galiana fue una mujer independiente, entre otras cosas, porque pudo trabajar durante el franquismo, que era una época en el que el rol de la mujer estaba en la casa, en la esfera privada y en sus labores. ¿Cómo le contaría a una joven de hoy lo que era vivir en aquella época donde había una presencia constante de una moral cristiana católica muy estricta?

"Se lo explicaría diciendo que la mayoría de nosotras teníamos muy bien comido el coco", responde tajante Galiana, que afirma que ella "no tenía la sensación de rebeldía que pueden tener ahora las chicas". "Yo estaba completamente convencida de mi papel", afirma Galiana, que destaca que "era una reprimida de tomo y lomo" hasta tal punto de que llegó virgen al matrimonio. "La noche de bodas lo pasé fatal", reconoce la actriz: "Yo no tenía claro que a mí lo que me interesaba era de verdad el sexo, es que no tenía claro".

"Yo quiero dejar bien claro que a mí no me parecía un horror lo que yo estaba viviendo como ahora lo cuentan. Estábamos todas convencidas como borregas", explica Galiana que reflexiona en el vídeo principal de esta noticia cómo fue su noviazgo sin relaciones sexuales y reflexiona sobre si está sobrevalorado el sexo en nuestra sociedad.

El susto de Galiana cuando su hijo cayó al suelo en el parto

María Galiana reconoce que si tuviera 20 años y con la educación sexual que hay ahora quizá no volvería a tener seis hijos. Además, recuerda una sorprendente anécdota que sufrió en el parto de uno de ellos.