La Comisión de Salud Pública -en la que se encuentran representadas Sanidad y los técnicos de las comunidades autónomas- ha decidido no aprobar todavía el uso de AstraZeneca en el rango de edad que va de los 55 a los 65, por falta de resultados clínicos. El objetivo es poder contar primero con una evaluación y dictamen por parte de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), y conocer así con mayor seguridad los posibles efectos adversos que pueda provocar esta fórmula en ese grupo de personas.

La decisión llega en un día en el que la vacuna de AstraZeneca es foco de polémica. Italia o Noruega han anunciado que suspenden el uso de esta fórmula contra el coronavirus después de que Dinamarca registrase graves casos de trombos en personas que la habían recibido. Por eso, la ministra de Sanidad, Carolina Darias ha comunicado que "vamos a esperar por prudencia, ante los incidentes acaecidos en algunos países".

Desde la EMA se han apresurado a comunicar que siguen recomendando administrar la vacuna del COVID-19 de AstraZeneca en la Unión Europea (UE), ya que considera que "los beneficios de la vacuna siguen superando sus riesgos". En España Darias, ha pedido "tranquilidad" y "prudencia" ante los pasos dados en varios países europeos y ha informado de que "en España no ha sido notificado ningún evento trombótico".

La titular de Sanidad también ha hablado sobre la vacuna de Janssen, autorizada ya por la Agencia Europea del Medicamento, que llegará a partir de la segunda quincena de abril con una aportación en el segundo trimestre para España de 5,5 millones de dosis. Darias ha insistido en que el "buen trabajo" de las comunidades autónomas está permitiendo vacunar a buen ritmo y hoy ya se han superado los 5,1 millones de dosis administradas.

El turno de los enfermos crónicos y los mayores de 70

En la reunión de la Comisión de Salud Pública también se ha decidido que los enfermos crónicos se incluyan en la próxima Actualización de la Estrategia de Vacunación y se empiecen a vacunar de forma simultánea al grupo de edad de 70 a 79 años. El grupo que sigue a la vacunación de los mayores de 80.

Se ha decidido que estos pacientes sean las personas con trasplante de progenitores hematopoyéticos, transplante de órgano sólido y lista de espera para este; personas en hemodiálisis y diálisis peritoneal; personas con enfermedad oncohematológica; con cáncer de órgano sólido en tratamiento con quimioterapia citotóxica; con cáncer de pulmón en tratamiento con quimioterapia o inmunoterapia; y personas con Síndrome de Down mayores de 40 años.

Así, los enfermos crónicos se suman a la lista de grupos prioritarios a la hora de la vacunación, en la que ya estaban incluidos los sanitarios y sociosanitarios, los trabajadores esenciales, los mayores de 80, después los de 70, y luego los mayores de 60.