El presidente Pedro Sánchez ha asegurado que el Gobierno muestra "su absoluto respeto a las decisiones que ha tomado la Casa Real por cuanto hay detrás de esta decisión, la de distanciarse de supuestas conductas cuestionables por parte de un miembro". Así se ha referido el líder del Ejecutivo al anuncio que horas antes realizó el rey emérito Juan Carlos I sobre su marcha de España tras ver su figura salpicada por una serie de escándalos.

Sánchez, que ha reconocido no tener "información" sobre el paradero del rey emérito, ha querido destacar algo que, a su parecer, es "obvio": "En España no se juzgan a instituciones, sino a personas". El presidente ha razonado así este matiz: "En este país ha habido casos supuestamente de corrupción vinculados a partidos políticos y a agentes sociales, y no se ha cuestionado ni el sistema de partidos ni a estos agentes sociales. Don Juan Carlos ha dicho claramente que está a disposición de la justicia como cualquier otro español".

"La respuesta, a mi juicio, es la que corresponde a una democracia vigorosa", ha continuado analizando el presidente del Gobierno, y así ha razonado esta afirmación: "Los medios de comunicación han denunciado estas supuestas prácticas irregulares, los jueces y fiscales están actuando y la Casa Real ha marcado distancia". Ha querido dejar claro que "España necesita de instituciones robustas que deben abonarse con ejemplaridad, transparencia y regeneración".

Esa defensa del pacto constitucional, ha continuado Sánchez, no tiene por qué afectar a la convivencia en el Gobierno con Unidas Podemos, formación que ha acusado al Gobierno de "deslealtad" por la marcha de Juan Carlos I, ha aseverado que "se abre paso la idea de una república solidaria y plurinacional" y ha pedido que "el pueblo decida". A esta cuestión ha respondido Sánchez limitándose a señalar que el suyo "es un Gobierno de coalición" y que "tiene una hoja de ruta rubricado en el acuerdo de Gobierno".

(PSOE y Unidas Podemos) somos dos partidos distintos con dos culturas políticas distintas"

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno

En otras cuestiones "tenemos diferencias porque somos dos partidos distintos con dos culturas políticas distintas, con opiniones y formas de afrontar estas problemáticas diferentes", ha argumentado el líder del Ejecutivo, que ha aprovechado para apostillar que su formación, el PSOE, continúa reivindicando "la vigencia del pacto constitucional". Más allá de esa cuestión, ha zanjado a este respecto, "la convivencia es la del acuerdo de Gobierno, que es público".

Siete meses de legislatura y un balance

Sánchez también ha comparecido en el Palacio de la Moncloa para hacer balance de la acción del gobierno de coalición en estos siete meses de legislatura: "El 5 de enero me comprometí ante la ciudadanía a liderar un gobierno activo, ejecutivo y resuelto, y hoy reafirmo este compromiso para hacer de España un ejemplo de gobierno abierto con una cultura de cogobernanza, con transparencia e integridad".

Sánchez ha realizado esta "rendición de cuentas" en tres apartados: haciendo un repaso de acciones de estos meses de pandemia, un balance de medidas del acuerdo de investidura y repasando algunos de los puntos más relevantes de estos acuerdos. El presidente ha recordado que el 14 de marzo "se activó el estado de alarma por primera vez" con el objetivo de "salvar vidas y defender la salud pública".

Seguidamente, ha puesto en valor todas las acciones que ha implementado el Gobierno para hacer frente a la pandemia, así como para "amortiguar sus efectos y no dejar a nadie atrás". Esto es, desde la movilización de recursos "con medidas sanitarias, financieras, laborales y sociales", como la activación de avales a través del ICO o la aplicación de los ERTE, hasta la puesta en marcha de decretos y órdenes ministeriales enfocados a frenar "la crisis sanitaria", así como el impulso del "diálogo social y el bilateral con las Comunidades Autónomas".

En esta línea, Sánchez ha aprovechado su intervención para anunciar que "España formará parte del proceso de producción de la vacuna que prepara la farmacéutica Moderna, siendo uno de los cinco primeros países a nivel mundial en ensayos clínicos". Además, ha detallado que "el pasado 16 de julio se acordó el plan de respuesta temprana en un escenario de control" para adquirir "mayor capacidad para prevenir y atajar" los rebrotes y la transmisión del coronavirus.