El ministro del Interior ha cesado a la secretaria de Estado de Seguridad, Ana Botella; al director de la Guardia Civil, Féliz Azón, y a Mar Hedo, la directora de Comunicación de su departamento, como así lo han confirmado fuentes oficiales.

Tras estas destituciones, Fernando Grande-Marlaska ha nombrado secretario de Estado al que hasta la fecha era su jefe de Gabinete, Rafael Pérez.

Grande-Marlaska se ha mantenido al frente del ministerio de Interior en el nuevo Gobierno de coalición de PSOE y Unidas Podemos. En el discurso que pronunció tras la toma de posesión prometió "no bajar la cabeza" ante "nada ni nadie" y se mostró agradecido con la colaboración de Mossos d'Esquadra, la Erztzaintza, Policía Foral de Navarra y policías locales.

Así mismo, prometió mantener "la lealtad a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico". Además, fijó como objetivos la inmigración ilegal, con la lucha contra las mafias; la protección internacional, la delincuencia organizada o la ciberseguridad.