El 18 de marzo de este año ya se estaba denegado el tratamiento contra el COVID-19 a ancianos en residencias de la Comunidad de Madrid. Así lo reconoce en un vídeo un médico de hospital durante una charla a los sanitarios sobre cómo afrontar la pandemia.

"Si la curva no se aplana en los próximos días puede que lleguemos a limitar tratamientos solo a los pacientes recuperables. No se está dando tratamiento a los ancianos de residencias", afirma el sanitario en un momento de su intervención.

Algo que, según se observa en el vídeo que recoge la web Somatemps, provoca la sorpresa de los asistentes al curso, que no dudan en repreguntar para confirmar esa orden sobre los mayores. "Ya se está negando el tratamiento a los ancianos de residencias. Se les está dando antibioterapia para infección bacteriana y si es un COVID, mala suerte", responde entonces el internista.

"Esto es drástico, horroroso y ojalá no nos hubiera tocado vivirlo", reconoce el internista en el curso.

En otro fragmento del vídeo que publica 'El País', el internista revela que el rechazo a personas mayores les va a venir impuesto por las autoridades y que el único margen que queda para salvar esas vidas es ser más estrictos con los ingresos de enfermos jóvenes con buen pronóstico.

Fuentes de la Comunidad de Madrid a laSexta confirman la veracidad del vídeo y apuntan que corresponde a una charla impartida por un internista en el Hospital Infanta Cristina de Parla el 18 de marzo, previo al pico de la pandemia.

No obstante, señalan que se trata de "una simulación de escenario previa al pico de la pandemia" y apuntan que como simulación que era no estaba sujeta a ningún protocolo ni directriz específica. Desmienten así que la CAM haya dictado alguna instrucción con criterios de edad para el acceso a las UCIS.

Sin embargo, en este taller (con diapositivas incluidas) también se habla de que "las camas UCI son de la Comunidad de Madrid y no del hospital" y "se deberán asignar por años de vida recuperables y no por gravedad". "Se van a asignar al paciente que más se beneficie de ello. Esto es drástico, horroroso y ojalá no nos hubiera tocado vivirlo", admite el sanitario.

De hecho, el internista que imparte el curso alude a la "ética utilitaria" y a "una limitación extrema de recursos" a la que se llegará si no se aplana la curva de la pandemia, algo que finalmente terminó ocurriendo a finales de marzo.

"Hay que cambiar el chip, el valor principal es la utilidad. Recordad los estudios de coste/utilidad: años de vida ajustados por calidad. Los recursos no se destinan a quien más los necesita sino con quien más podemos conseguir", afirma el médico al comienzo del vídeo, y pone un caso como ejemplo a sus compañeros: "un paciente de 50 años es preferible a un paciente con 40 años, cáncer de mama metastásico y un año de vida de esperanza".

"Hay pacientes que ni me molesto en triar porque tienen más de una edad. Es el protocolo de catástrofe".

En la charla también se recuerda a los sanitarios que ante una catástrofe puntual se hace "triaje de guerra" y que, según este protocolo, hay "pacientes que ni me molesto en triarlos porque tienen más de una edad". "Si me da tiempo ya lo triaré cuando haya terminado con los otros 200. Si no se morirá sin que lo haya visto nadie. Es el protocolo de catástrofe que afortunadamente nadie conoce", añade el internista.

Pacientes hacinados y falta de equipos de protección

Lo cierto es que, días antes de que se impartiera esa charla, la entonces directora general de Salud Pública de Madrid, Yolanda Fuentes, advirtió en una carta remitida al Ministerio de Sanidad que la Comunidad de Madrid sufría un "gravísimo" problema y que necesitan "soluciones inmediatas". En la misiva, enviada el pasado 7 de marzo, ya preveía que el desabastecimiento de equipamientos de protección individual "podría ser crítica la próxima semana".

Algo que finalmente se produjo y de lo que también se habla en ese taller del hospital de Parla. "Vienen semanas de esto y nos tenemos que regular para no sobrecargarnos. No hay que gastar los EPI sin forma justificada. Habrá un momento en el que hay que decidir a quien se le tira la bala (hablando de administrar medicamentos) y a quien me la guardo para otro paciente", apunta el internista.

Una situación "crítica" que también denunció en El Objetivo José Ramón Arribas, jefe de sección del departamento de Enfermedades Infecciosas del Hospital La Paz de Madrid. A día 15 de marzo, Arribas señalaba que "los sanitarios se están infectando y se tienen que dar de baja" y advertía también de que lo peor estaba por llegar.

Una semana después de la charla en Parla, el escenario en algunos hospitales madrileños era de caos, tal y como pudo comprobar laSexta. El Hospital 12 de Octubre se encontraba completamente desbordado: con pacientes hacinados en Urgencias y con los boxes repletos, obligando a los sanitarios a poner camas fuera de ellos. Según se desprende del taller impartido, en esa fecha, los ancianos de las residencias ya estaban condenados.