Los próximos 21 y 22 de octubre el Congreso será testigo de la moción de censura registrada por Vox contra el Gobierno de Pedro Sánchez.

La formación de extrema derecha considera que los miembros del Ejecutivo deben salir de la cámara baja debido a su gestión frente la pandemia de coronavirus. "Hay una corriente, cada vez más extendida, de gente asustada por lo que se nos viene encima: crisis sanitaria, económica, social y política", indico Iván Espinosa de los Monteros.

Pero, ¿quién será el candidato de Vox a la Presidencia? ¿saldrá adelante esta propuesta? A continuación, desgranamos todas las claves de esta moción de censura, la quinta en la historia de la Democracia.

¿Quién será el candidato de Vox?

El candidato del partido de extrema derecha será Santiago Abascal. Y, aunque él intervendrá en el debate, será Ignacio Garriga el que defienda la moción de censura y la postura de su formación.

Fuentes de Vox han indicado a laSexta que el discurso de Garriga será de unos 40 minutos, aunque podría verse modificado. Mientras que el del presidente de Vox no será demasiado largo e incluirá novedades, según el portavoz del partido.

Además de ellos, en representación del grupo parlamentario, también intervendrá Iván Espinosa de los Monteros.

¿El Gobierno y la oposición intervendrán?

Al igual que los dirigentes de Vox, diputados del Ejecutivo de coalición y del resto de partidos de la oposición tomarán su palabra durante este debate en el Congreso.

Por parte del Gobierno, serán Pedro Sánchez y Pablo Iglesias los que respondan a la propuesta de moción de censura de Vox. Ellos podrán intervenir en cualquier momento del debate al tratarse de representantes del Ejecutivo.

El Partido Popular también ha decidido pronunciarse y defender su postura ante la propuesta de la formación de extrema derecha. En su caso, será Pablo Casado el diputado que intervendrá en el debate.

Unidas Podemos, en cambio, ha decidido que por parte de su grupo parlamentario tomen la palabra las mujeres.

¿Con qué apoyos cuenta Vox?

Previsiblemente, la moción de censura no saldrá adelante porque Vox solo cuenta con el apoyo de sus 52 diputados, muy lejos de la mayoría necesaria para poder derrotar al Gobierno.

El Partido Popular sigue sin desvelar si votará en contra o se abstendrá. Lo único que ha relevado es que su voto no será afirmativo. "No vamos a apoyar esta moción de censura, estamos trabajando en lo que importa a los españoles", ha señalado Cuca Gamarra. Por si sirve de pista, UPN -socio tradicional del PP en Navarra- ya ha adelantado que votará en contra porque esta moción, dicen, "está fuera de lugar".

Ciudadanos ya dijo desde el principio que votarían que no y entienden que el movimiento de Vox es "legítimo, pero partidista". Y que solo piensa en el interés de su partido. En cuanto al sentido del voto que pueda tener el Parido Popular, "sobre las decisiones de otro partido no me pronuncio", ha dicho este lunes el portavoz parlamentario de Ciudadanos, Edmundo Bal.

Para Esquerra Republicana (ERC), esta moción "forma parte de la estrategia de la extrema derecha, de traficar con el virus. Es una muy mala noticia y el debate va a ser muy salvaje”. Pero si algo tiene claro el dirigente catalán es que esa moción va dirigida más contra Pablo Casado que contra el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ya que su objetivo es fagocitar al PP", ha dicho recientemente en una entrevista Gabriel Rufián.

Íñigo Errejón, de Más País, tras asegurar que la moción no prosperará, ha advertido: "El éxito del Gobierno no dependerá de que la moción fracase, sino de que los españoles dejen de tener miedo". Y es que, en su opinión, el Ejecutivo de Sánchez se empeña en "maltratar" a los socios que facilitaron su investidura y que son los que pueden dar seguridad a la legislatura.

Esta es la quinta moción de censura

La moción de Vox contra el Gobierno de Pedro Sánchez es la quinta que se celebra en democracia en España, la segunda en poco más de dos años. Pero solo una ha prosperado desde entonces.

En 1980, Felipe González logró el respaldo de 152 diputados (socialistas, comunistas, andalucistas y tres representantes del Grupo Mixto), frente al rechazo de 166 y la abstención de otros 21 -en la sesión se registraron 11 ausencias-. Es decir, el PSOE se quedó entonces a 24 votos de conseguir la aprobación de la moción de censura, lo que catapultó a González, que dos años después logró una holgada mayoría absoluta.

Más lejos de la mayoría se quedaron las mociones de Pablo Iglesias, que recabó 82 a favor (Unidos Podemos, ERC, Compromís y EH Bildu), y de Antonio Hernández Mancha (67 votos de la entones Alianza Popular, antecedente del PP).

La última moción, la que permitió a Sánchez acceder a La Moncloa en junio de 2018, fue la única que prosperó al reunir 180 votos a favor (PSOE, Unidas Podemos, ERC, PDeCAT, PNV, Compromís, Bildu y Nueva Canarias) frente a 169 en contra (PP, Ciudadanos, UPN y Foro.

La de esta semana tampoco tiene probabilidades de prosperar, ya que Vox, previsiblemente, solo contará con el voto de sus 52 diputados. Ciudadanos ya ha dicho que no y el PP ha dicho que no la apoyará, aunque no ha desvelado si votará en contra o será abstención.