La moción de Vox contra el Gobierno de Pedro Sánchez es que la quinta que se celebra en democracia en España, la segunda en poco más de dos años. Pero solo una ha prosperado desde entonces.

En 1980, Felipe González logró el respaldo de 152 diputados (socialistas, comunistas, andalucistas y tres representantes del Grupo Mixto), frente al rechazo de 166 y la abstención de otros 21 -en la sesión se registraron 11 ausencias-. Es decir, el PSOE se quedó entonces a 24 votos de conseguir la aprobación de la moción de censura, lo que catapultó a González, que dos años después logró una holgada mayoría absoluta.

Más lejos de la mayoría se quedaron las mociones de Pablo Iglesias, que recabó 82 a favor (Unidos Podemos, ERC, Compromís y EH Bildu), y de Antonio Hernández Mancha (67 votos de la entones Alianza Popular, antecedente del PP).

La última moción, la que permitió a Sánchez acceder a La Moncloa en junio de 2018, fue la única que prosperó al reunir 180 votos a favor (PSOE, Unidas Podemos, ERC, PDeCAT, PNV, Compromís, Bildu y Nueva Canarias) frente a 169 en contra (PP, Ciudadanos, UPN y Foro.

La de esta semana tampoco tiene probabilidades de prosperar, ya que Vox, previsiblemente, solo contará con el voto de sus 52 diputados. Ciudadanos ya ha dicho que no y el PP ha dicho que no la apoyará, aunque no ha desvelado si votará en contra o será abstención.