Preacuerdo entre el Gobierno y los agentes sociales, los sindicatos y la patronal, para extender los ERTE hasta el 30 de septiembre. A última hora, y poco antes de que finalizase el plazo límite para la prórroga de esta medida, el Ejecutivo ha logrado un preacuerdo con los empresarios que ha obtenido el voto favorable de las organizaciones sindicales. Previsiblemente, el acuerdo se llevará mañana al Consejo de Ministro, a escasos días de que venza la actual prórroga (31 de mayo).

Como ha destacado la CEOE, el Comité Ejecutivo de la organización ha dado "el visto bueno por unanimidad a la última propuesta remitida por el Gobierno sobre los ERTE". Consideran que se adapta a las necesidades de las empresas, sobre todo a las que peor situación y perspectivas tienen para los próximos meses.

Del mismo modo, desde UGT, Pepe Álvarez ha celebrado el principio de acuerdo que ha llegado "en el último segundo". "Es una gran noticia para centenares de miles de trabajadores y para muchas empresas. [...] Debe de dar paso a una recuperación económica que viene de la mano de la vacuna, que está siendo una realidad".

Fuentes del diálogo social confirmaban a laSexta que esta misma tarde se convocaba esa nueva mesa de negociación para cerrar ya la esperada prórroga hasta el 30 de septiembre, en un último intento para hacerlo posible. El principal escollo para la patronal era que la propuesta del Ministerio centra las ayudas "en la activación en lugar de en los trabajadores que aún no se pueden incorporar a la actividad".

Y es que la propuesta de Escrivá pasa por disminuir la cuantía de las exoneraciones en el caso de los trabajadores que se mantienen en ERTE y aumentarlas para los que vuelven a la actividad. Según el titular de la cartera de Seguridad Social, los datos están reflejando que "se sale de los ERTE más despacio que el ritmo al que se crea empleo". Es decir, muchas empresas que podrían empezar a recuperar trabajadores no lo hacen, por lo que la voluntad de Escrivá con esta prórroga, ha destacado el propio ministro, "no es penalizar, sino ayudar".

Con todo, ahora esta nueva extensión mejorará las exoneraciones -el punto en el que la CEOE y Ejecutivo discrepaban-, se impondrá la obligación de mantener el empleo si la empresa ha hecho un ERTE y se establece que la prestación para los empleados que reciban esta ayuda será del 70%.

Cabe señalar que en la actualidad hay unos 558.000 trabajadores en situación de ERTE, de los cuales, 137.000 se encuentran en ERTE por limitación y cerca de 16.300, por impedimento. Del resto, poco más 233.000, se encuadran entre los sectores ultraprotegidos o vinculados a ellos.

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que hoy ha tenido que cancelar su agenda por problemas de salud, evoluciona bien y ha estado pendiente de la negociación. Tras lograr el acuerdo no ha dudado en mostrarse satisfecha a través de sus redes sociales, con un mensaje en el que ha calificado este acercamiento de posturas como "un nuevo impulso, fruto de la perseverancia en el diálogo social, que garantiza protección a las personas trabajadoras y empresas que más lo necesitan".