Llevan dos años y medio de lucha, los mismos que de promesas, y las 'Kellys' aseguran que la situación apenas ha cambiado. Para el colectivo es necesario un cambio legislativo que ataje la precariedad de su situación.

"Exigimos que no se pueda externalizar el trabajo estructural, somos el 30% de las plantillas de hotel", afirma una de ellas. Un sistema que, según las camareras de pisos, abarata sus sueldos hasta en un 40% respecto a las 'Kellys' en plantilla.

"He llegado a hacer hasta 30 habitaciones al día. He tenido habitaciones de seis camas por las que te pagan lo mismo", apunta una trabajadora. Una sobrecarga y un ritmo de trabajo que afecta también a su salud.

Para Alfonso Fernández, CEO de una de estas empresas de externalización, sí es compatible una gestión privada y unas buenas condiciones laborales. En España hay más de 200.000 'Kellys', un colectivo necesario dentro del sector de la hostelería.

Las 'Kellys' esperan visitar al nuevo Gobierno de Sánchez al inicio del nuevo curso escolar. Sería su segundo paseo por Moncloa, este sí esperan definitivo.