Seguro que has escuchado hablar del Euríbor, pero puede que no tengas claro qué es exactamente o si debiera preocuparte por alguna razón. El Euríbor es uno de los índices económicos de los que más se habla, pero: ¿qué significa? ¿para qué sirve? ¿cómo afecta el Euribor a las hipotecas? Aquí te explicamos todo lo que necesitas saber.

Para calcular el Euríbor hay que hacer la media de los "precios de los préstamos" concedidos por los grandes bancos europeos entre sí.

Qué es el Euríbor

Euríbor es el acrónimo de Euro Interbank Offered Rate y se refiere al tipo de interés al que las entidades de crédito se prestan dinero entre ellas. No obstante, el euríbor no implica que las entidades se presten efectivamente el dinero, por lo que no es un dato real, sino hipotético.

Este tipo lo fija el Banco Central Europeo (BCE) y se actualiza cada día.

Para qué se utiliza el Euríbor

Como decimos, el Euríbor es una media de los tipos de interés a los que los bancos europeos se prestan dinero entre ellos durante un periodo determinado. Por lo tanto, existen en realidad 8 valores diferentes de Euríbor para cada uno de los plazos o vencimientos definidos: Euríbor a 1 semana, 2 semanas, 1 mes, 2 meses, 3 meses, 6 meses, 9 meses y 12 meses.

Aunque esto pueda parecer un poco complicado, si estás pensando en contratar una hipoteca en España, debes fijarte en el Euríbor a 12 meses, ya que es el más utilizado como referencia para las hipotecas en España.

En términos sencillos, el Euríbor a 12 meses es el tipo de interés que se suele utilizar para calcular las cuotas mensuales de una hipoteca (de tipo variable) en España.

Cómo afecta el Euríbor a una hipoteca

Cuando solicitamos una hipoteca, podemos elegir entre tres tipos de interés. Estos son: fijo (un porcentaje que nunca cambia), variable (que está ligado a un índice de referencia) y mixto (una combinación de fijo y variable).

Con un tipo fijo, pagamos la misma cantidad durante toda la hipoteca. Si una hipoteca tiene un tipo variable, la cantidad que pagamos se revisa periódicamente (normalmente cada 6 o 12 meses), para adaptar el tipo al estado actual de la economía, utilizando el Euríbor como índice de referencia. En el caso de un tipo mixto, la hipoteca suele comenzar con cuotas mensuales fijas y posteriormente se introduce el tipo variable, tomando también el Euríbor como índice de referencia.

Así, si hemos elegido o vamos a elegir una hipoteca a tipo variable, pagaremos menos intereses si el Euríbor baja y más si sube.

Beneficios e inconvenientes de un índice ligado al Euríbor

Ventajas del Euríbor

1. Tipos de interés bajos. Aunque esta ventaja depende del contexto económico. Como las cuotas mensuales de la hipoteca están sujetas a las fluctuaciones del Euríbor, bajan en un entorno económico de bajos tipos de interés.

2. Plazos más largos. La opción variable ofrece más flexibilidad en el plazo de devolución del préstamo. Es ideal si se prefiere que las cuotas mensuales sean más bajas, aunque en un periodo de tiempo más largo. Tiene un inconveniente, que veremos a continuación.

Inconvenientes del Euríbor

1. Fluctuación. Las variaciones de los tipos de interés pueden convertirse en un inconveniente. Si los tipos suben, las cuotas podrían aumentar. Así es como funciona el Euríbor en las hipotecas.

2. Incertidumbre. No es fácil calcular cuánto pagaremos cuando lleguemos (si lo hacemos) al final de nuestra hipoteca. Al ser los plazos tan largos, es imposible predecir la evolución del Euríbor, por ejemplo, a 10 años.