Charles Leclerc comenzó el Gran Premio deBélgica remontando, pero de repente su Ferrari empezó a perder velocidad y ya no adelantaba como al principio de la carrera. Él mismo ha dado la explicación.

Y el 'culpable' es el Red Bull de Max Verstappen. En concreto un 'tear-off', es decir, un protector de la visera de su casco que arrojó a la pista. Esa pieza se introdujo en los frenos del Ferrari.

"P9 en la Vuelta 1 luego y luego un 'tear-off' en los frenos causa el sobrecalentamiento del freno delantero derecho. Tuve que detenerme para quitarlo de los frenos (paró aprovechando el 'Safety Car'), remonté hasta la quinta posición y recibí una penalización de 5 segundos por ir demasiado rápido en el pit lane debido a un sensor quemado a causa del primer problema. ¡Hermoso día!", escribió Leclerc en sus redes.

El monegasco terminó sexto después de ser sancionado por excesiva velocidad en el pit-lane. Una estrategia de Ferrari extraña que provocó la incredulidad de sus rivales. Fernando Alonso fue uno de ellos.

"Sí, me sorprendió (que Leclerc parase en boxes). Pero Ferrari siempre hace estrategias raras, así que ésta fue una de ellas", dijo el asturiano tras la carrera.

Una cómica reacción que fue de lo más viral en redes. Seguro que se le vinieron a la cabeza los muchos errores de estrategia que los italianos cometieron con él durante su periodo de cinco años con el equipo rojo.