Las palabras de Ralf Schumacher fueron claras: "Nikita Mazepin no tiene cabida en la F1". Sin embargo, al ruso parece importarle poco lo que se diga desde el otro lado del box, en este caso, el tío de su compañero Mick Schumacher, con quien está teniendo una batalla intensa en el equipo Haas.

El último encontronazo tuvo lugar en el GP de los Países Bajos, cuando Mazepin cerró de forma peligrosa a Mick cuando le iba a adelantar, un acción que el propio Ralf catalogó como un ejemplo de "movimiento que puede causar muertes". Por todas estas frases contundentes, Nikita lo único que hace es justificar que no ha hecho nada ilegal y burlarse de que la familia del piloto alemán salga para defenderle.

"Respeto las opiniones, pues todo el mundo tiene una. Parece que está protegiendo a su familia y qué más puedo decir. Si su familia necesita protección en Fórmula 1, estaré más que contento de escuchar ese tipo de declaraciones", comenta el ruso en la rueda de prensa previa al GP de Italia.

 

Mazepin se ampara en que él no necesita a nadie que salga a protegerle, ya que se vale por si solo. Algo que irónicamente no es del todo así, ya que el amparo a su favor no viene en forma de declaraciones, sino en el poder del dinero por parte de su padre.

Frente a los medios, el '9' quiso defenderse de las críticas por la maniobra: "Yo no he roto ninguna regla del reglamento deportivo de la FIA. Con el libro en la mano, si no hay una parte del coche paralela al tuyo, no estás obligado a dejar espacio y por ende, puedes moverte de izquierda a derecha para seguir por delante y proteger de forma segura tu posición".

Aún así, el rookie asegura que lleva muchos años conduciendo de esa manera y que no va a cambiar por las críticas.

"Este ha sido el caso durante muchos años y respeto las opiniones. Eso sí, yo no voy a dejar de hacerlo, aunque a veces tienes que tener en cuenta que es mejor relajarse y no dañar tu coche, pero veremos. Yo no estoy en el libro de los malos, pero quiero respetar la privacidad de las discusiones", añade.