La guerra en los garajes del equipo Haas continúa, y esta vez los comentarios que incendian un poquito más la situación de tensión que se vive entre los dos pilotos de la escudería vienen de fuera, más concretamente de Ralf Schumacher, que critica duramente a Nikita Mazepin.

Es la posición lógica, dado que Mick Schumacher es su sobrino, le defiende después de la actuación del ruso en el GP de Países Bajos, cuando ambos pelearon en la pista por estar por delante de su compañero.

"Mick estaba en una posición perfecta para adelantar cuando Mazepin se movió, se detuvo e incluso le rompió el alerón delantero durante la maniobra. Es un movimiento que puede causar muertes. Estas acciones no tienen nada que ver con la Fórmula 1. Este riesgo que asume no se adapta a su talento. Parece abrumado y frustrado. Günther Steiner tiene que intervenir", comentaba a 'Sky Deutschland'.

 

De hecho, Ralf ha sido tan contundente como acostumbra ser. "Con acciones como esta, Nikita no tiene cabida en la Fórmula 1", dijo, teniendo en cuenta la acción que también cometió Mazepin en el GP de Azerbaiyán contra su compañero.

Batallas concretas de una guerra que Nikita desmiente: "No hay problemas, pero quiero estar al frente". El propio Steiner, director del equipo ha querido quitarle hierro al asunto y no culpar a uno de los dos, sabiendo que algo se tiene que cambiar pero sin mojarse por uno de ellos.

Por ello, Ralf no se corta y acusa el poder del dinero de los Mazepin: "En mi opinión, los intereses financieros pueden ser la única razón por la que el jefe del equipo sigue parado frente a Nikita. Además, la simpatía y el efecto de marketing con Mick es mejor".