Sin duda, Lewis Hamilton ha sido el piloto de este fin de semana en el Gran Premio de Brasil. Tras remontar 15 posiciones en la clasificación al sprint del sábado después de la sanción por su cambio de motor y hacer lo propio el domingo con 10 adelantamientos más, el heptacampeón del mundo pasó primero por línea de meta en Interlagos.

La nueva unidad de potencia de combustión de Mercedes le ha valido al de Stevenage para ser hasta 27 km/h más rápido que el resto en recta... y eso ha llamado mucho la atención en el paddock.

Al término de la carrera, Fernando Alonso se rindió ante la evidencia: "Me sorprendió el sábado. Quiero decir, todos nos sorprendimos ayer de que un piloto tenga 25 posiciones de penalización en un fin de semana y pese a ello siga ganando la carrera. La superioridad este fin de semana (del Mercedes de Hamilton) es clara. Es lo que es. No es nuevo en Fórmula 1, (Mercedes) han ganado los últimos siete campeonatos con esta superioridad y es lo que es. Es cosa nuestra, del resto de los equipos, el alcanzarles, mejorar nuestro paquete, nuestro motor, nuestra aerodinámica, etc. Red Bull ha hecho un gran trabajo este año y están liderando el campeonato, pero Mercedes ha demostrado que no se va a rendir".

Sin embargo, el asturiano incidió en la 'aburrida' ventaja con la que cuenta la escudería germana, lo que resta emoción al 'Gran Circo': "Como piloto es como si jugaras al baloncesto y hubiera una canasta diferente para ti y otra para los otros equipos. Ellos (Mercedes) anotan sus puntos en una gran canasta y tú tienes que anotar los puntos en una más pequeña. Siempre pierdes. Y todos somos pilotos profesionales y estamos todos muy comprometidos a nuestro deporte, entrenando mucho, pilotando en el simulador y arriesgando nuestra vida, pero estamos una vuelta por detrás cada fin de semana. E iremos a Catar sabiendo eso de antemano".

"Es el único deporte en el que esto pasa y probablemente las nuevas reglas (de 2022) llegan el próximo año para hacer que el deporte sea más justo. No lo sé", ha añadido Alonso, deseoso de la llegada de 2022 y el cambio normativo que, a priori, igualará las fuerzas en la parrilla.

"Tengo suerte de haber ganado dos campeonatos y tuve el privilegio de haber estado en esa posición. Estuve en Toyota en el WEC (Mundial de Resistencia) hace dos años y tenía esa superioridad en el coche. Pero imagino a los niños pequeños viendo este deporte y viendo a un coche adelantando a dos en recta... No tienen que perder la esperanza de que pueden ser campeones", zanjó Fernando.

A falta de tres carreras para que concluya el Mundial, se espera una lucha a todo o nada entre Red Bull y Mercedes. Cuando parecía que Max Verstappen parecía tener encaminado su primera corona, Lewis Hamilton ha dado un golpe en la mesa con su nuevo motor. 14 puntos separan a ambos... y Catar, Arabia Saudí y Abu Dabi dirimirán al ganador.