Se acabó la controversia. El futuro de Renault seguirá estando ligado a la Fórmula 1. Así lo ha confirmado su CEO, Clotilde Delbos, en rueda de prensa: "Lo decimos públicamente, confirmamos que queremos quedarnos en la Fórmula 1. Bajo las nuevas reglas, es una buena inversión para nosotros. F1, aquí estamos y estaremos".

La noticia llega después de que se haya elucubrado mucho con la posibilidad de que la marca francesa cejara su actividad en la categoría reina del automovilismo a raíz de las nefastas consecuencias provocadas por la crisis del coronavirus.

Es cierto que la pandemia afectará a las arcas del rombo, pero tal y como ha informado la propia escudería en un comunicado en su página web, se creará un plan de ajuste de más de 2.000 millones de euros en el que no entrará la Fórmula 1.

 

Durante los próximos tres años en Renault, la compañía ha anunciado que habrá cerca de 15.000 despidos, siendo la mayoría en Francia. Sin embargo, parece que el área de F1 no se verá sumamente afectada.

A su vez, tras la salida de Daniel Ricciardo a McLaren para suplir a Carlos Sainz de cara a la próxima temporada, en Renault buscan un sustituto para el australiano.

Para ocupar su monoplaza y acompañar a Esteban Ocon se han barajado principalmente tres nombres: Fernando Alonso, Sebastian Vettel y Valtteri Bottas.

El propio Alonso anunció hace unos días que para 2021 espera hacer "algo importantee", por lo que no sería descabellado pensar en un regreso a la escudería con la que fue bicampeón del mundo de manera consecutiva.

Por la parte de Vettel, el teutón podría estar cerca la retirada si no consigue un asiento para la próxima temporada. Su futuro podría estar muy ligado al de Bottas, debido a que si el finés abandona Mercedes para coger el testigo de Ricciardo en Renault, 'Seb' podría ser la pareja de Lewis Hamilton en Woking.