Un error fatal que podría haberle costado perfectamente el Mundial. Lewis Hamilton quería completar las 58 vueltas del Gran Premio de Turquía sin pasar por boxes, pero su decisión de finalmente acatar las órdenes de Mercedes aún le mantiene en la lucha por el título (está a seis puntos de Max Verstappen en la general).

Al igual que hizo Esteban Ocon, la idea del británico era completar la carrera con los mismos neumáticos intermedios, cuidando la degradación de la goma y cruzando los dedos para no sufrir un reventón que le dejase en la lona por la corona.

A pesar de ignorar las órdenes de Mercedes para que entrara a falta de 10 vueltas, Hamilton acató las indicaciones a siete giros para el final, pero ya fue demasiado tarde.

Debido a las condiciones del trazado turco, los intermedios requerían de varias vueltas para deshacerse de las ampollas (blister) que se generaban en sus primeros giros de vida para después ser rápidos. Justo las siete vueltas que le restaban a Hamilton para acabar.

"Probablemente en retrospectiva, debería haberme quedado fuera o haber entrar mucho antes. Porque con 8 vueltas para el final, no tienes tiempo para pasar por la fase de granulación de ese neumático (intermedio) en una pista que se está secando. Entonces pasé por toda esta fase de deslizamiento en la que casi perdí más posiciones. Es frustrante, pero es lo que es", explicó el de Stevenage tras la carrera.

Reconoció que, de haber entrado, debería haber sido antes, pero que a falta de las vueltas que le quedaban, hubiera apostado por seguir hasta el final.

Mario Isola, director de Pirelli en la Fórmula 1, replicó a Hamilton y aseguró que hubiera tenido altas posibilidades de no haber terminado la carrera en caso de no pasar por boxes: "A juzgar por el estado de los neumáticos de Hamilton después de la carrera, creo que Lewis no habría llegado a cruzar la línea de meta, y de haberlo logrado, habría llegado muy al límite".

"Si Lewis hubiese seguido sin parar, la goma se habría reducido solo a la carcasa, especialmente en las últimas vueltas. Hubiera sido realmente peligroso apretar en estas condiciones", añadió Isola.

Esteban Ocon sí completó la proeza de terminar la carrera sin cambiarlos neumáticos, pero su rueda delantera derecha terminó con un importante (y peligroso) agujero que bien le podría haber costado un reventón al francés. Tras ver lo que hizo el compañero de Fernando Alonso, seguro que Hamilton se tiró de los pelos.