El joven Louis Fowler vivió una experiencia que jamás olvidará. El niño, de 11 años, y su hermano Isaac, de 10, fueron a ver el entrenamiento del Liverpool a Melwood.

Cuando vieron el coche de Salah salir, corrieron detrás de él, intentando que su ídolo les saludase. Louis no fue capaz de ver una farola con la que acabó impactando, quedando inconsciente en el suelo.

Salah, que vio la escena, se interesó por el joven, parando su coche y haciéndose una foto tanto con él como con su hermano.

 

En declaraciones a 'Liverpool Echo', el padre de los chicos afirma que viven delante de Melwood y habían pasado sus vacaciones intentando hacerse una foto con los campeones de la Champions.

"Desgraciadamente, Louis fue directo contra una farola mientras corría detrás del coche, rompiéndose la nariz cuando se chocó contra el suelo.

Después de este incidente, llevaron al joven al hospital de niños Alder Hey de Liverpool. "El dolor se fue en el momento en el que viniste a darle un abrazo", agradeció Joe Cooper al egipcio a través de Twitter.