Almudena Grandes ha muerto a los 61 años como consecuencia de un cáncer.

La escritora, una de las más conocidas de la literatura española, ha fallecido tan solo un mes después de confesar en una de sus columnas que padecía esta enfermedad desde hace un año.

"Todo empezó hace poco más de un año. Revisión rutinaria, tumor maligno, buen pronóstico y a pelear (...) Entre todos los personajes que existen, mis favoritos son los supervivientes, y no voy a defraudarme a mí misma, mucho menos a mis propios protagonistas", escribía entonces en una columna para 'El País'.

En este mismo artículo, la autora de 'Las edades de Lulú' anunció que se encontraba escribiendo una novela, algo que le mantuvo "entera" y a lo que quería dedicar su tiempo. "Tal vez reaparezca con pelo, quizás sin pelo, con una melena rizada o con el peinado de mi querida Josefina Báquer, como la llamaba mi abuela. Pero prometo solemnemente que volveré a sentarme en una caseta para firmar ejemplares y mirar a los ojos de mis lectores, de mis lectoras", añadió.

Grandes se consolidó como una de las figuras más importante de la literatura española por 'Las edades de Lulú', su primera novela. Esta tuvo un gran éxito entre la crítica, llegando a traducirse a más de 20 idiomas y llevada a la gran pantalla por Bigas Luna. Unos años después publicó 'Malena es un nombre de tango', que llegó al cine de la mano de Gerardo Herrero.

En los años sucesivos escribió 'Atlas de geografía humana' o 'Los aires difíciles', que también acabó en la gran pantalla gracias a Gerardo Herrero. En 2007 publicó 'El corazón helado', que le valió para hacerse con el Premio Fundación José Manuel Lara y el galardón del gremio de libreros de Madrid.

'Inés y la alegría' le llevó a ganar el Premio de la Crítica, el Premio Sor Juana Inés de la Cruz y el Premio Iberoamericano de Novela Elena Poniatowska. Posteriormente, fue galardonada con el Premio Abogados de Atocha, el Premio Liber y el Premio Nacional de Narrativa.

La escritora madrileña también dejo conocer su compromiso con la justicia social y su posicionamiento político. En 2012 formó parte de la comisión ejecutiva de Izquierda Abierta, partido integrado en Izquierda Unida (IU), y ha mostrado su apoyo público a cuestiones políticas -como el manifiesto por la continuidad de Alfonso Guerra como vicesecretario general del PSOE en 1997- o sociales, como la autoinculpación colectiva en el caso de eutanasia para el tetrapléjico Ramón Sampedro en 1998.

En 2020 fue nombrada doctora "honoris causa" por la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) y ha sido galardonada con otros reconocimientos como los premios Rosone d’Or de Italia al conjunto de su obra (1997), el del sindicato de UGT, Julián Besteiro de las Artes y las Letras (2002), el Internacional de Abogados de Atocha (2017) o el Premio Jean Monnet de Literatura Europea (2020) por "Los pacientes del doctor García".