Una empresa rusa ha sorprendido al anunciar el despido de 150 empleados debido a un sistema de evaluación que, en función de su rendimiento, determina si son productivos o no.

Esta decisión llega después de que la empresa, llamada Xsolla, haya dejado de tener un crecimiento del 40%, lo que ha llevado a su CEO, Aleksandr Agapitov, a introducir este sistema, el cual no entra a valorar si es ético.

"Si está programado, me parece más comprensible, más predecible, menos sesgado", explica en una entrevista. Después de haber evaluado este rendimiento por un sistema de 'Big Data', han mandado el siguiente correo a los empleados despedidos: "El equipo de big data de la empresa ha analizado tu actividad en Jira, Confluence, Gmail, chats, documentos, paneles y te etiquetó como empleado poco comprometido e improductivo".

 

En su cuenta de Twitter, Agapitov ha justificado esta hoja de ruta, preguntándose si el uso de la Inteligencia Artifical es algo con lo que estar "asustados" o si, por el contrario, se trata de "una nueva oportunidad".

"Una tarea se evalúa por la importancia de su implementación para nuestros clientes y, en consecuencia, para nosotros", explica Agapitov, que recalca que cada acción de sus empleados deja "una huella digital".