Ciencia y tecnología

PROYECTO DE LA COMISIÓN EUROPEA

PROYECTO DE LA COMISIÓN EUROPEA

Desarrollan un 'mayordomo virtual' para ayudar a las personas mayores

Alfred es un asistente que se podrá utilizar en teléfonos inteligentes o tabletas con distintas aplicaciones que gestionan tanto la información del usuario como la exterior. Este proyecto busca satisfacer cuatro puntos básicos: la interacción por voz, la inclusión social personalizada, los cuidados médicos particulares y la prevención de deficiencias físicas y cognitivas.

'Alfred', un mayordomo virtual europeo para personas mayores
'Alfred', un mayordomo virtual europeo para personas mayores | .

Hasta once socios de cinco países, incluyendo España, han participado en el desarrollo de 'Alfred', un mayordomo virtual especialmente concebido para fomentar la independencia e integración social de las personas mayores, en un proyecto cofinanciado por la Comisión Europea.

Este asistente personal podrá utilizarse en teléfonos inteligentes o tabletas con distintas aplicaciones, respaldadas por una infraestructura que alimenta y gestiona tanto la información del usuario como la exterior.

'Alfred' ha pasado "con resultados satisfactorios" su primer período de prueba durante los últimos meses en Alemania, Holanda y Francia, ha explicado Emilia García, responsable de proyectos de innovación de Wordline Iberia, una de las empresas que han trabajado en su creación desde que se puso en marcha en 2013.

Esta compañía española ha colaborado también en el desarrollo de un 'market place' especializado, al estilo de las conocidas plataformas de Google Play o Apple Store, para albergar todas las aplicaciones móviles de este peculiar mayordomo. Al conectarse cada usuario, encontrará allí todas las aplicaciones creadas hasta el momento, clasificadas por nombre y categoría y preparadas para su descarga en el teléfono móvil.

El proyecto se basa en la satisfacción de cuatro puntos básicos: la interacción por voz para hacer preguntas o definir comandos con el asistente virtual, la inclusión social personalizada que sugiere actos sociales al usuario, los cuidados médicos particulares del mismo y la prevención de deficiencias físicas y cognitivas.

En la fase piloto de prueba, que comenzó el pasado mes de junio, participó una veintena de personas con una edad media de 77,6 años y pertenecientes a asociaciones de mayores.

EFE | Madrid | 26/11/2016

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.