Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

A la venta en mayo de 2022

Probamos el nuevo Toyota GR86: el deportivo en su forma más purista

Ponemos a prueba al nuevo Toyota GR86, el sucesor del GT86 que promete mantener su esencia y mejorar sus puntos más débiles.

El nuevo Toyota GR86

Toyota GR86 El nuevo Toyota GR86

Publicidad

Toyota pone en nuestras manos al nuevo GR86, un deportivo que nace bajo la premisa de suceder al GT86 mejorándolo únicamente en donde era necesario. De la mano de la división Gazoo Racing este GR86 pretende ser el último homenaje al verdadero deportivo, esa filosofía de coches donde importan más las sensaciones que las prestaciones.

Llevábamos mucho tiempo esperando la llegada de este nuevo Toyota GR86 y por fin no solo lo hemos podido conocer a fondo, sino que también lo hemos podido conducir en carretera e incluso en circuito. Sí, a pocos coches les queda mejor un día de circuito, y por eso en Toyota no dudaron ni por un segundo en llevarnos hasta el trazado de Castellolí para dar rienda suelta a este coupé.

El diseño de este GR86 se puede entender más como una evolución que como un cambio radical, y esto no es algo casual. Buscando mantener intacta la filosofía del modelo y al mismo tiempo ajustar los costes todo lo posible, Toyota y Subaru rediseñaron el chasis para conseguir ganar nada menos que un 50% de rigidez torsional gracias al uso de nuevo refuerzos, aceros de mayor resistencia y nuevos puntos de soldadura. El resultado es un coche que apenas engorda 20 Kg con respecto al GT86, pero que a cambio se siente muy diferente en tanto a la capacidad de su chasis.

Sobre este chasis también se ha creado una nueva carrocería, que si bien no cambia de forma radical, sí presenta cambios importantes en el frontal y en la zaga. La línea lateral es la que más parecida se mantiene, aún así aquí destacan la nueva salida de aire tras el paso de rueda delantero, el nuevo diseño de los estribos o las llantas de 17 o 18”. Mientras en la vista frontal el protagonismo recae en la nueva toma de aire acompañada de nuevos faros LED y dos nervaduras en los laterales, en la zaga hay que resaltar el difusor, más protagonista y con dos grandes colas cromadas, además del alerón tipo ducktail o los pilotos de diseño más afilado.

El nuevo Toyota GR86
El nuevo Toyota GR86 | Toyota

En el interior también se ha producido una evolución en tanto a diseño. La atmósfera recuerda mucho al GT86, sin embargo es nuevo el salpicadero y la consola central, al igual que también son nuevos el cuadro de instrumentos digital de 7”, el sistema multimedia de 7” o el módulo del climatizador. La configuración se mantiene como 2+2, sin embargo este GR86 debemos considerarlo como un estricto biplaza a poco que nuestra estatura supere los 1,70 metros. Eso sí, los asientos delanteros siguen brillando por ofrecer un excelente equilibrio entre sujeción y confort, algo poco habitual en este tipo de coches.

Una vez nos ponemos en marcha, lo primero que me llama la atención es lo fácil que es encontrar una postura de conducción cómoda. La postura es de verdadero deportivo, con los mandos cerca y con las piernas estiradas. Si bien el espacio interior disponible no es excelente, la forma en que el puesto de conducción nos envuelve me ha resultado muy buena. Despertamos el nuevo motor bóxer de 2,4 litros y el particular sonido de esta mecánica se deja sentir en propulsor y escape, algo que resulta muy positivo teniendo en cuenta los tiempos que corren.

Toyota y Subaru han revisado el grupo motopropulsor para que el GR86 ofrezca ahora más potencia, 235 CV a 7.000 rpm, más par motor, 250 Nm desde apenas 3.700 rpm, y sea capaz de estirar hasta las 7.500 rpm. Desde el primer instante se nota que este motor está más lleno de fuerza desde la zona intermedia. Su mejor cara sigue estando en la zona alta, pero ahora no es tan sumamente exigente y eso hace que sea un coche más usable y aún más divertido de conducir. Nuestra unidad de pruebas por supuesto instalaba el cambio manual, un selector de recorridos duros y cortos que encajan a la perfección con la filosofía del coche, añadiendo un diferencial autoblocante encargado de mantenernos en la trazada cuando queremos forzar las ruedas traseras.

Esta importante mejora en el propulsor se acompaña ahora de un chasis mucho más refinado y capaz yendo al límite. Ahora el GR86 es un coche más deportivo, pero además es un coche que ha elevado su capacidad para resistir en una conducción tan exigente como la del circuito. Las suspensiones por su parte gozan de un buen equilibrio entre confort y estabilidad, un punto extra de dureza será echado en falta por los petrolheads más asiduos a Track Days, pero para un uso mixto creo que el tarado es el acertado.

El nuevo Toyota GR86
El nuevo Toyota GR86 | Toyota

Solo en los frenos he encontrado un posible punto de mejora para este GR86, pues si bien cumplen en el grueso de usos, en una conducción realmente deportiva o incluso en circuito se quedan algo más justos. No por potencia o tacto, sino por resistencia, pues rodando al límite no alcanzan las prestaciones que por ejemplo sí ofrecieron los frenos Brembo que instaló el último GT86.

En definitiva, el Toyota GR86 ha conseguido lo más difícil, que era mejorar sin que ello obligase a renunciar a parte de su esencia. ¡Y vaya si lo ha conseguido! Toyota apuesta fuerte por el público más petrolhead con un coche que enamora desde la primera curva, haciéndolo además con una receta que está prácticamente extinta en el mercado europeo. El Toyota GR86 tiene prevista su llegada a las calles para el mes de mayo de 2022, y aunque aún no tenemos precios oficiales, todo apunta a que ofrecerá unas tarifas ligeramente superiores a las del Toyota GT86.

Publicidad