Estaba tardando. En mitad de la tormenta mediática que está suponiendo el Coronavirus, y agravado por la confirmación de los primeros casos de infección en España, la pregunta de si podemos infectarnos a través de los alimentos era lógica que nos la hiciéramos. Sobre todo, partiendo de la base de que no sería ni el primer ni el último virus que, a través de lo que comemos, llega a introducirse en nuestro cuerpo y a generar una enfermedad.

¿Puede el coronavirus contraerse a través de los alimentos?

Aunque esta semana la OMS ha lanzado unas recomendaciones y medidas de seguridad específicas para los alimentos, a día de hoy no podemos decir ni que sí ni que no. Estamos hablando de un virus que no tiene historial como enfermedad humana, por lo que tampoco llegamos a conocer si de verdad puede o no puede. Por lo que, como es habitual en estos casos, lo normal es que apliquemos el principio de precaución.

Esto quiere decir que, además de las medidas de higiene personal para evitar contagios (como toser en la parte interna del codo o en pañuelos desechables -y de verdad desecharlos y no guardárnoslos en los bolsillos-), existe otro punto que también tenemos que poner especial atención: la higiene alimentaria.

¿Qué recomendaciones ha hecho la OMS sobre el coronavirus?

Esta semana la Organización Mundial de la Salud (OMS) nos compartía varias infografías donde nos aclaraba cómo manipular los alimentos de forma segura para evitar posibles casos de infección por coronavirus, aunque se aplica a cualquier otro virus y microorganismo que puedan contener los alimentos.

Y si lo que estás esperando es que nos hable de la comida china, como mucha gente ha llegado a comentar por redes sociales, estas recomendaciones no van por ahí. La OMS se centra en la correcta manipulación de los alimentos, entre las que destacan cocinar de forma correcta las carnes, o la necesidad de estar atentos los alimentos que cocinemos.

Concretamente, la OMS ha hecho las siguientes recomendaciones:

El primero es un llamamiento a la calma. Incluso en las zonas donde ya han aparecido casos de infección por Coronavirus, podemos consumir carne de forma segura siempre y cuando se cocinen y se manipulen correctamente durante su preparación. Es decir, que mejor evitar carnes crudas o poco hechas cuando no estemos seguros de que el alimento no ha estado en contacto con una persona enferma. Pero como hemos dicho, aún no sabemos mucho del virus, y tampoco tenemos 100% claro si hay personas que lo padecen y no presentan síntomas de enfermedad. Por lo tanto, por precaución, mejor evitar este tipo de preparación de las carnes.

Indicaciones de la OMS | Organización Mundial de la Salud

Evidentemente, y partiendo del punto anterior, no deben consumirse bajo ningún concepto carnes y derivados que provengan de animales que han estado enfermos o que hayan muerto a causa de alguna enfermedad. Esto es aplicable al Coronavirus y a todo el resto de enfermedades causadas por bacterias y virus. Gracias a nuestro sistema de seguridad alimentaria, esto se evita con todas las carnes que nos llegan a nuestros mercados y grandes superficies. Aún así, este hecho no invalida el punto anterior, y mejor que la carne esté bien cocinada.

Indicaciones de la OMS | Organización Mundial de la Salud

Además, y como debería de hacerse siempre, aunque esta situación nos lo vuelva a recordar, es muy recomendable utilizar distintas tablas de cortar y cuchillos para manipular alimentos crudos y alimentos cocinados. De hecho, en casa, deberíamos de tener tablas de diferentes colores para manipular diferentes alimentos. Por ejemplo, una tabla roja para carnes, otra verde para frutas, verduras y hortalizas, otra azul para el pescado, etc… Y si no disponemos de esto, lavar SIEMPRE la tabla y el cuchillo (con agua y lavavajillas) que cambiemos de alimento o si vamos a utilizarlo de estar cortando algo crudo a algo cocinado y viceversa.

Al igual que las tablas y los cuchillos que utilizamos al cocinar, también tenemos que prestar especial atención a las superficies de la cocina (como la encima) y a nuestras manos. Nuestras manos es uno de los puntos más críticos de la higiene de la cocina. Al igual que se recomienda lavar el cuchillo cuando cambiamos de tipo de alimentos, lo mismo deberíamos de hacer con nuestras manos. En el fondo, son el punto de contacto constante con los alimentos. Y, ¿dónde te secas normalmente las manos? En el paño de cocina. Otro punto en común con todos los alimentos que pasan por nuestras manos. Por eso, el papel desechable o lavarlos asiduamente (por ejemplo, sólo utilizar uno cuando preparamos la comida y otro cuando preparamos la cena) pueden ser una solución. Y si me apuras, también la bayeta de cocina o la esponja con la que lavamos los platos.

Recomendaciones de la OMS | Organización Mundial de la Salud

¿Qué comemos si ya padecemos el Coronavirus?

La OMS no sólo ha hecho recomendaciones respecto a la seguridad alimentaria, también ha ampliado su punto de mira a las personas que pueden estar padeciéndolo o incluso en cuarentena preventiva. El organismo ha hecho sugerencias en cuanto a la dieta que deberíamos de seguir o, incluso, al consumo de algunas sustancias para estas personas y que están pasando una época de estrés y confusión a causa de la propagación de este virus.

Indicaciones de la OMS | Organización Mundial de la Salud

Concretamente nos recomiendan que, si estamos en una situación de reclusión por este virus, mantengamos un estilo de vida saludable, incluyendo una dieta sana y apropiada, una correcta higiene del sueño, actividad física y estar en contacto con nuestros familiares y amigos a través de los nuevos canales de comunicación como el móvil y plataformas online.

Además, entre otras recomendaciones, nos animan a no abusar de sustancias como el alcohol o el tabaco, aún incluso cuando nos sentimos abrumados o sobrepasados por la situación. La entidad nos recomienda hablar con un especialista en salud, tanto si necesitamos apoyo físico como psicológico. En nuestro caso, llamar al 112 y evitar ir a urgencias para no ayudar a una mayor propagación del virus.

Lo fundamental en estos casos es no perder la calma, y como hemos visto, seguir con pulcritud las recomendaciones de higiene en nuestras cocinas. Pero ninguna nueva que no conozcamos o especial para este caso. Como diría la vieja frase: "Nada nuevo en el frente".