Las manchas de cal, óxido, suciedad o restos de tejidos quemados en las planchas terminan ensuciando la ropa y es entonces cuando nos damos cuenta de que no sabemos cómo limpiar la plancha.

Además, un planchado eficiente también tendrá su reflejo en la factura de la electricidad ya este pequeño electrodoméstico puede contribuir a variar bastante la factura de la luz, algo que por lo general ignoramos.

Si tienes un montón de ropa por planchar y te das cuenta de que la plancha está sucia, no desesperes, podrás limpiar la plancha con cosas que casi seguro tienes por casa.

Cómo limpiar una plancha de cerámica

1. Con un paño húmedo: mezcla un poco de agua destilada con unas gotas de detergente para la ropa o para lavar los platos. Con la plancha encendida a temperatura mínima, pasa el paño húmedo sobre la suela de cerámica. Las manchas deberían salir sin mucho esfuerzo.

2. Con vinagre: moja un paño con vinagre blanco templado y frota con él la base de la plancha. Para las manchas que se resisten, añade al vinagre un par de cucharadas de sal y repite la operación. Al terminar, límpia la plancha bien con un paño seco.

3. Con pasta de dientes: Aplícala y frota con un paño y luego retira los restos con un trapo húmedo.

4. Vinagre y sal: si las manchas se resisten y aún no has logrado quitar las manchas de la base de la plancha de cerámica, prueba a mezclar el vinagre con un poco de sal. Esta mezcla será muy útil para limpiar también calderín. Para las manchas que se no se quitan, añade al vinagre un par de cucharadas de sal y repite la operación. Al terminar, límpiala bien con un paño seco.

Puedes seguir estos pasos:

1. Mezcla en un recipiente una taza de vinagre blanco con al menos dos cucharas de sal. Pon la mezcla a fuego lento y evita que llegue a hervir.

4. Con la plancha encendida y a una temperatura mínima, humedece un paño en la mezcla y limpia la base de manera circular haciendo énfasis en las manchas.

5. Puedes colocar la mezcla en el calderín o en el depósito de la plancha y realizar evaporaciones.

6. Al terminar, pasa la plancha encendida sobre un trozo de tela de algodón para desprender con el calor cualquier residuo que aún quede en la suela.

Cómo limpiar centros de planchado Rowenta

Si tienes un centro de planchado como los famosos de Rowenta, debes tener especial cuidado con el mantenimiento tanto de la caldera como de la suela. Los materiales más habituales en suelas de planchado son el aluminio, el acero inoxidable y la cerámica. Acabamos de ver cómo limpiar la cerámica así que abordaremos a continuación los otros dos: acero inoxidable y aluminio.

Acero inoxidable:

Un truco casero que funciona bien es echar mano de la sal gruesa. Deberás poner varias cucharadas de sal gruesa sobre un paño de cocina y dejar que la plancha se caliente encima unos pocos minutos. Después pasa la plancha por la sal frotando suavemente de adelante hacia atrás. Apaga la plancha y espera que enfríe.

Aluminio

Para limpiar una suela de aluminio de un centro de planchado puedes usar cualquier aceite vegetal, como el de oliva o el de girasol. Calienta la plancha a una temperatura media de unos 100ºC y aplica un poco de aceite en el centro de la superficie. Para limpiar el aluminio con seguridad y evitar que se raye puedes utilizar un estropajo de lana de acero.

Cómo limpiar planchas de vapor

Si tu plancha es a vapor cuida que los orificios por donde se realizan las vaporizaciones de calor se mantienen limpios. Para ello puedes intentar pasar un hisopo por cada uno de los orificios de la plancha; a su vez se te recomienda limpiar el depósito con vinagre y un poco de agua destilada. Algunos consejos para limpiar plancha de vapor serían:

Para destaponar los orificios que puedan estar atascados utiliza este truco: pasa unas velas para obstruir los orificios de la base de la plancha de vapor. Al pasar la vela por la base y emitir calor, conseguimos que se obstruyan los orificios de manera muy fácil. Acto seguido, activa la salida de vapor para destapar los agujeros.

Pon unas cucharadas de sal en un paño seco, enchufa la plancha, espera a que se caliente, frota hasta que las marcas de quemaduras desaparezcan. Una vez tengamos la plancha fría al tacto, terminaremos de limpiarla con un paño húmedo.

También podemos mezclar agua tibia con jabón del lavavajillas y simplemente empapando un paño de esta mezcla, conseguiremos que quede perfecta.

Con la misma pasta de dientes, si la aplicamos sobre la base fría, frotamos, activamos el vapor, planchamos sobre una tela que no sirva, veréis como queda impecable.