Para detectar de forma precoz o prevenir el cáncer de próstata y otras enfermedades, es clave que los hombres se hagan revisiones médicas. Es imprescindible que acudan al menos una vez al año al urólogo para hacerse las pruebas de próstata pertinentes (al igual que la mujer va -o debería- al ginecólogo/a) como mínimo, una vez al año y sobre todo a partir de los 50 años.

Pero no sólo por las patologías relacionadas con la próstata sino también por la prevención de otras muchas: "Hay enfermedades que se desarrollan con el envejecimiento y se pueden prevenir si el hombre acude a revisarse", afirma laSexta.com el Dr. Francois Peinado, jefe del servicio de Urología y coordinador de la Unidad del Varón de Complejo hospitalario Ruber Juan Bravo (Madrid).

El urólogo suele ser uno de los primeros médicos a los que acude el hombre por sus problemas prostáticos o de erección y es que "los chequeos médicos, tanto generales como específicos, son fundamentales para cuidar la salud. Sin embargo, es cierto que los hombres tienden a cuidarse menos que las mujeres, pero deberían hacerse revisiones periódicas, especialmente a partir de los 50 años", señala el experto.

Antes de enumerar esas 10 revisiones, es importante mencionar la relevancia de la prueba del VIH: "Una prueba de este tipo no se debe descartar. Sigue habiendo mucha gente que tiene esta infección y no lo sabe", aconseja el experto.

1. Para el cáncer de próstata

Es el cáncer más frecuente y diagnosticado en hombres con unos 35.000 casos al año. "El número crece por dos motivos: por el aumento de la longevidad, y por la aparición de nuevas pruebas diagnósticas que permiten detectar la enfermedad de forma mucho más temprana (como son la resonancia magnética multiparamétrica de próstata, la biopsia de fusión o nuevas pruebas genéticas)", explica el doctor.

No obstante, la prueba principal sigue siendo el antígeno prostático específico (PSA), esto es, "un marcador en sangre cuyos valores elevados obligan a hacer un estudio en profundidad de la próstata. Aunque no es un marcador específico del cáncer, ya que a medida que la próstata va creciendo se produce un aumento de la producción de PSA: hay próstatas benignas que tienen este indicador por encima de los límites normales y no se tiene cáncer", aclara el experto.

Si no hay antecedentes de cáncer de próstata, la edad aconsejable suele estar en los 50 años y si hay esos antecedentes, se debería empezar sobre los 45 años.

2. Para el cáncer testicular (hay que autopalparse)

Es un cáncer infrecuente y se suele producir entre los 20 y los 54 años. "La sociedad americana del cáncer recomienda que todos los hombres se autoevalúen y, ante la más mínima sospecha o la presencia de una masa o bulto en la zona, acudan al urólogo para la realización de una ecografía testicular y análisis de sangre específicos", explica el doctor.

Es importante la auto-palpación de los testículos y acudir al médico en cuanto se vea algo que no es "normal". Igualmente, los hombres también deberían autoexplorarse las mamas, ya que "el cáncer de mama en los hombres está aumentando y también se debería realizar una ecografía de mama".

3. Para el cáncer de colon (colonoscopia)

El cáncer de colon es la segunda causa más frecuente de muerte por cáncer y "los hombres tienen un pequeño riesgo más elevado en comparación con las mujeres", sostiene el doctor Peinado.

La mayoría de los cánceres de colon se desarrollan lentamente, por lo que la mejor forma de prevenirlo es mediante la realización de una colonoscopia a partir de los 50 años. De hecho, es existe una prueba de cribado de cáncer de colon para toda la población mayor de 50 años que consiste en la realización de un test de sangre oculto en heces. En el caso de dar positivo, se realizaría una colonoscopia. "Esta prueba además, detecta también los pólipos, que pueden ser extirpados durante el procedimiento".

4. Chequeos dermatológicos

"El cáncer de piel y su forma más maligna, el melanoma, aumenta de forma significativa al envejecer y los hombres mayores tienen el doble de probabilidad de desarrollar un melanoma y entre dos y tres veces más riesgo de padecer cáncer de piel de células basales o escamosas, es decir, cáncer de piel no melanoma.

Recordemos que existen dos tipos de cáncer de piel: cáncer de piel no melanoma y melanoma, y el riesgo de ambos se incrementa según la exposición solar que haya tenido la persona a lo largo de su vida.

5. Disfunción eréctil (también por otros problemas asociados)

No sólo por cuestiones relacionadas con el placer y las relaciones sexuales (que también es importante consultar) sino porque suele haber detrás, problemas cardiovasculares.

Tal como aconseja el doctor, "si tiene problemas de erección con dificultad para la penetración, es posible que tenga problemas de hipertensión arterial o cardiovasculares. Por lo que debería acudir a su cardiólogo para una revisión".

6. Control de la tensión arterial

Éste es otro valor que hay que tener bajo control, ya que "el riesgo de sufrir hipertensión arterial aumenta con la edad y está también relacionado con el peso y el estilo de vida", explica el experto. Es importante controlar el consumo de sal ya que está directamente relacionada con su aparición.

La hipertensión es uno de los principales factores de riesgo de las enfermedades cardiovasculares, por lo que "es clave controlarla para evitar una angina de pecho, un infarto de miocardio, un ictus o incluso una insuficiencia renal", sostiene el experto. En este artículo contamos cuáles eran los valores elevados.

7. Control del colesterol

Sabemos la importancia de cuidar y controlar el colesterol. Evitar la obesidad y llevar un estilo de vida saludable, y especialmente en el mantenimiento de una dieta saludable baja en grasas saturadas, es crucial para evitar el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

"Un alto colesterol LDL (“el malo”) puede producir placas en las arterias que incrementan el riesgo de enfermedades cardíacas", expone el experto; por lo que si tenemos el colesterol alto es importante reducirlo cuanto antes: la medicación (si es indicada) y los factores de vida saludables son esenciales para bajar el colesterol.

8. Control de la diabetes

Igualmente es fundamental. "La diabetes es una de las enfermedades más prevalentes en la sociedad occidental. De hecho, se calcula que un tercio de los norteamericanos la padecen y no lo saben", asegura el profesional. En España, se calcula que más de 4.5 millones de españoles tienen diabetes tipo 2, siendo la obesidad la responsable de la gran mayoría de los casos.

Así añade que "la diabetes incontrolada puede conducir a enfermedades cardiacas, accidentes cerebrovasculares, enfermedad renal, ceguera por el daño de las arterias de la retina y disfunción eréctil. La dieta, el ejercicio, la pérdida de peso y la medicación pueden controlar todo este proceso".

9. Chequeo oftalmológico

A partir de los 50 años todos los hombres deberían someterse a un chequeo oftalmológico completo, aconseja el experto: "Gracias a él se podría detectar, por ejemplo, el glaucoma o elevada tensión ocular, que puede dañar progresivamente el nervio óptico y conducir a la ceguera.

10. Dentista (periodontitis)

Sí, la enfermedad periodontal aumenta el riesgo cardiovascular, tal como expone la Fundación Española del Corazón (FEC). De hecho, tal como asegura en este artículo de su web oficial, "las personas con periodontitis, sobre todo los varones entre 40 y 50 años, tienen entre un 25-50 % más posibilidades de sufrir una cardiopatía". Así es fundamental para mantener una boca sana pero también para prevenir posibles eventos cardiovasculares, acudir al menos una vez al año al dentista o cuando veamos síntomas de alarma de inflamación o sangrado de encías.